Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos marroquíes mueren asfixiados en los bajos de un autocar dentro de un 'ferry'

El vehículo, de una compañía marroquí, ocultaba a siete irregulares

Dos marroquíes fueron hallados muertos en la mañana de ayer en un habitáculo oculto en la parte trasera de un autocar que iba en las bodegas del transbordador que une Almería y Nador (Marruecos). En ese falso fondo se escondían otros dos inmigrantes, que fueron rescatados con vida y trasladados al hospital Torrecárdenas de Almería. Posteriormente, la Guardia Civil descubrió otro habitáculo en los bajos del vehículo, donde fueron sorprendidos tres marroquíes más. La policía busca a los dos conductores del autocar.

Uno de los trasladados al hospital fue atendido con heridas leves. El otro está en la UCI y su pronóstico es muy grave. Según las primeras impresiones, los otros dos marroquíes murieron asfixiados.

Los inmigrantes fueron descubiertos a las ocho horas, cuando eran desembarcados los vehículos. Al poner en marcha el autobús en el que estaban escondidos, uno de ellos se enganchó en el eje. Sus gritos alertaron a la tripulación.

Para rescatarlos fue necesaria la intervención de los bomberos, que recibieron el aviso hacia las nueve de la mañana. 'Cuando llegamos nos asomamos debajo del autobús y vimos la cabeza de una persona, que colgaba de los bajos, a un palmo del suelo. El rescate nos llevó unas dos horas. Tuvimos que cortar las chapas de la parte trasera y quitar dos filas de asientos. Cuando logramos acceder al habitáculo, que estaba entre las ruedas traseras del autobús, encontramos los dos cadáveres', explicaron. Aseguraron que el escondite no llegaba a un metro de alto por otro de ancho. 'Las personas que encontramos estaban encorvadas y unas encima de otras'.

Cuando la Guardia Civil intentó mover el vehículo, los agentes descubrieron un segundo habitáculo, situado en los bajos, en el que permanecían ocultos otros tres inmigrantes. Uno de ellos se hirió levemente en un brazo al tratar de escapar escalando las vallas metálicas que separan el territorio internacional del puerto almeriense de la ciudad. Todos fueron detenidos por la policía.

El autobús en el que iban escondidos los siete inmigrantes -un vehículo de Marruecos con matrícula 5995-43-2- pertenece a la compañía Riat Palace, de Casablanca. Sus dos conductores desaparecieron inmediatamente, aunque, según las últimas informaciones, ya han sido identificados. La policía ha establecido varios controles y espera detenerlos en las próximas horas.

El cónsul de Marruecos en Almería, Mohamed El Haití, acudió al puerto y realizó gestiones para conocer la identidad de los fallecidos, con el fin de iniciar los trámites de repatriación, y de los heridos. Hasta el momento, sólo se sabe que se trata de jóvenes marroquíes de entre 20 y 30 años. El cónsul confirmó que, 'según la autopsia, los dos fallecidos tenían entre 22 y 23 años'.

El subdelegado del Gobierno, Fernando Hermoso, dijo que la compleja adaptación del vehículo hace pensar que quienes intentaron introducir a los inmigrantes forman parte de una trama muy bien organizada.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de febrero de 2002