Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hogueras contra el frío en Tarifa tras el viaje en patera

133 inmigrantes llegan tras amainar el temporal en el Estrecho

Las costas de Tarifa (Cádiz) han vuelto a ser escenario de la llegada de inmigrantes indocumentados, tras haber remitido el temporal de fuerte viento de Levante que durante todo el mes de diciembre ha azotado el estrecho de Gibraltar. En la madrugada de ayer, la Guardia Civil detuvo a 133 extranjeros indocumentados, magrebíes y subsaharianos, de los que 44 eran mujeres, una de ellas embarazada, y dos bebés de cuatro y tres meses.

Fuentes de la Guardia Civil descartaron la relación entre el reciente viaje a Marruecos del secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y el freno a la llegada de inmigrantes por parte del Gobierno de este país. De hecho, durante los 27 días transcurridos en el mes de diciembre hasta la madrugada de ayer la Capitanía Marítima obligó al cierre de sus instalaciones debido al temporal, quedando interrumpido durante 12 días el enlace marítimo entre los puertos de Algeciras y Ceuta.

El subdelegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en el Campo de Gibraltar, Rafael España, quien tampoco encuentra conexiones entre la visita de Rodríguez Zapatero con el flujo de inmigrantes, comentó: 'Lo que tiene que hacer el Gobierno es desbloquear la situación actual y poner en práctica el convenio de inmigración para que se haga efectivo'.

Ayer, la madrugada era fría en el Estrecho de Gibraltar, con temperaturas que en alta mar podrían rozar los cero grados, pero las aguas permanecían calmadas y los cielos despejados. La situación invitaba a las mafias a recobrar su actividad entre las orillas marroquí y española.

La primera embarcación fue localizada en torno a las 6.30, en Punta Paloma-Valdevaqueros, junto al cámping Las Dunas, donde fueron interceptadas 39 personas (27 hombres y 12 mujeres) de origen subsahariano, quienes alcanzaron la costa a bordo de una pequeña embarcación neumática. Otros 48 indocumentados, entre los que se encontraban los dos bebés, fueron localizados en la zona de Paloma Baja, algunos con síntomas de hipotermia y contusiones leves, producidas posiblemente durante el desembarco.

La Guardia Civil también interceptó a 24 inmigrantes, entre los que se encontraban 19 mujeres, cuando deambulaban por la misma zona. Por último, el contingente se completó en la playa de Bolonia con la detención de otra veintena de inmigrantes, 10 hombres y 10 mujeres, una de ellas embarazada.

Tras esta avalancha, la Guardia Civil eleva a 9.803 los indocumentados, en su mayoría de origen marroquí, interceptados en el Campo de Gibraltar en lo que va de año. Esta cifra supone una reducción con respecto al pasado año, durante el que fueron detenidos 12.281 inmigrantes.

En Fuerteventura, una patera con 25 sin papeles a bordo, dos de ellos mujeres, permanece a la deriva en la costa suroeste de esta isla canaria. El Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 112 de Canarias recibió la llamada de alerta de uno de los tripulantes, presumiblemente el patrón, que les informó sobre un motor averiado. Inmediatamente se pusieron en marcha los servicios de rescate, en el que participaron tres helicópteros, un avión, un remolcador, una patrullera y otras embarcaciones más pequeñas de la Guardia Civil, el Gobierno de Canarias, Salvamento Marítimo y Cruz Roja. Al anochecer se suspendieron las tareas de búsqueda, que se reanudarán hoy, informa Juan Manuel Pardellas.

Por otra parte, ayer fue recuperado en Ceuta el cadáver de un joven argelino que murió al caer al mar cuando intentaba alcanzar un mercante atracado en uno de los muelles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2001