Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Disparidad de criterios entre los sindicatos

CC OO mantiene su apoyo 'en lo fundamental' a Vallejo. Algo es algo, porque, acto seguido, Leonardo Romero, secretario general de la Federación Andaluza de Sanidad, exclama: '¡Espero que no se quede en agua de borrajas!' Se refiere al comentado decreto, del que dice, además, que tiene un peligro: 'Espero que no acabe con la mayoría de pacientes operándose en clínicas privadas'. Y es que, no se olvide, ahora mismo hay más de 8.000 personas que llevan esperando para operarse más de seis meses. Romero asegura que el decreto le parece 'interesante' y, por encima de todo, 'innovador'. Sin embargo duda de que el SAS disponga de los recursos técnicos, profesionales y humanos suficientes para aplicarlo.

Angel Pizarro, secretario general del SMA, es más explícito: 'Si la espera quirúrgica fuera de dos o tres meses, como sería lo lógico, no haría falta un decreto. Yo no creo en él y además, lo considero innecesario'. Según Pizarro 'no tiene validez ninguna' porque va a ser imposible aplicarlo. 'Este es un brindis al sol de un político que no tiene ni idea de sanidad. La realidad es que para Salud no hay ni un duro, y sin dinero nada puede hacerse', concluye.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de septiembre de 2001