Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:NECROLÓGICAS

Marcos Pérez Jiménez, ex dictador venezolano exiliado en España

El ex dictador venezolano Marcos Pérez Jiménez falleció en la madrugada de ayer en su casa de La Moraleja (Alcobendas, Madrid) a los 87 años. Había sufrido un infarto cerebral hace dos años y desde hace una semana había perdido la consciencia, según una de sus hijas. Pérez Jiménez se había exiliado en España tras ser juzgado y condenado en su país.

Nacido en Michelena en 1914, ingresó en la Escuela Militar de Venezuela en 1931, donde obtuvo el grado de subteniente en 1934. Realizó estudios en Chorrillos, Perú, en la Escuela de Artillería y Comando y de Estado Mayor. Fue profesor en la Escuela Militar. Tras ser designado jefe del Estado Mayor del Ejército, en 1948 se encargó del Ministerio de Defensa.

Su agitada trayectoria política incluye la participación en las conjuras que terminaron con el derrocamiento de los presidentes Isaías Medina, en 1945, y Rómulo Gallegos, en 1948. Pérez Jiménez formó parte de la Junta Militar de Gobierno que se formó a la caída de Gallegos y que ejerció el poder hasta 1950, cuando fue asesinado su presidente, Carlos Delgado. Para sustituir a Delgado, los militares eligieron a un civil, Germán Suárez, quien dirigió una nueva Junta de Gobierno en la que el hombre fuerte fue Pérez Jiménez, titular del Ministerio de la Defensa. En noviembre de 1952, Pérez Jiménez desconoció los resultados de las elecciones convocadas a una Asamblea Constituyente, con la que se pretendía normalizar la situación política del país, y el 2 de diciembre de ese año se proclamó presidente de la República. En 1957 organizó un plebiscito con el fin de legitimarse al frente del Gobierno entre 1958 y 1963, pero la descomposición del régimen y el trabajo clandestino de los partidos políticos pusieron fin a su mandato el 23 de enero de 1958. Cuentan algunos historiadores que ese día, al darse cuenta de que el triunfo de la revuelta era irreversible, Pérez Jiménez le habría dicho a su ayudante de cámara: 'Salgamos de aquí, que el pescuezo no retoña'.

Su Gobierno se distinguió por el desarrollo en infraestructuras. Pese a ello, su mandato se caracterizó por el establecimiento de una férrea dictadura que disolvió a los principales partidos políticos, sindicatos obreros y, en general, a cualquier tipo de oposición. Pérez Jiménez persiguió, encarceló y torturó a opositores políticos, fundamentalmente socialdemócratas y comunistas. Su Gobierno también cercenó los movimientos vecinales y recortó las libertades de expresión y de los medios de comunicación, allanó hogares y su temida policía política, la Seguridad Nacional (SN), fue acusada de asesinar a dirigentes políticos, entre ellos el socialdemócrata Leonardo Ruiz Pineda.

En 1957 se intensificaron las manifestaciones contra la dictadura de Pérez Jiménez, quien finalmente fue derrocado el 23 de enero de 1958 y huyó del país. Se refugió entonces en Estados Unidos, de donde fue extraditado y sometido a juicio. En 1963, el Gobierno venezolano del entonces presidente Rómulo Betancourt lo encarceló y sentenció a cuatro años de prisión por especulación y malversación de fondos. Al salir en libertad se exilió en España.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2001