Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

15 inmigrantes se ahogan cuando iban a ser abordados por la Guardia Civil

La Guardia Civil afirma que los subsaharianos desequilibraron la patera al ponerse en pie

El mar estaba tranquilo, como un plato. A las 21.15, la patrullera detectó dos pateras que avanzaban guiadas por la luz del faro, y se dirigió hacia ellas. Cuando las alcanzó, distaban unos 70 metros la una de la otra. Según la versión de la Guardia Civil, que ha prohibido hablar con la prensa a los agentes que intervinieron, se aproximó hacia la primera y realizó 'la maniobra de abarloamiento [acercamiento] a estribor, parando los motores y lanzando al agua la embarcación auxiliar' para ayudar a los subsaharianos a subir a bordo. La nota oficial de la Comandancia de Las Palmas hace hincapié en que 'se hicieron enérgicas indicaciones a los inmigrantes para que permanecieran sentados y sin moverse, dado el peligro que suponen los movimientos bruscos para la estabilidad de este tipo de embarcaciones'.

En el momento en que los agentes largaban los cabos para asegurar la patera al casco de la patrullera, 'los inmigrantes se levantaron', lo que -siempre según la Guardia Civil- desequilibró la lancha hacia el barco. Para compensar ese movimiento, los inmigrantes se desplazaron instintivamente hacia el lado opuesto, 'lo que provocó el vuelco'. Las 22 personas que iban a bordo cayeron al mar.

La Guardia Civil explica que los agentes que iban en la patrullera lanzaron salvavidas, y los que estaban en la embarcación auxiliar maniobraron para rescatar al mayor número posible de personas. Tres inmigrantes consiguieron asirse a los flotadores y otros cuatro fueron aupados a la lancha auxiliar. Los 15 restantes se hundieron y desaparecieron rápidamente.

La patrullera alertó entonces a la Comandancia, que envió al lugar otro buque y un helicóptero. Luego, 'una vez que se comprobó la imposibilidad de rescatar a más personas', se dirigió a la otra patera, que se encontraba al pairo, con el motor averiado, y rescató a sus 19 ocupantes. Todos los inmigrantes fueron trasladados al puerto de la localidad de Gran Tarajal, donde varios de ellos fueron atendidos porque presentaban síntomas de hipotermia.

A última hora de ayer, las esperanzas de encontrar algún superviviente eran nulas. El jefe de Salvamento Marítimo en Las Palmas, Aníbal Carrillo, dijo que es 'casi seguro' que los 15 subsaharianos han muerto. A pesar de que la temperatura de aquellas aguas no baja de los 19 o 20 grados, considera imposible que hayan conseguido mantenerse a flote durante tantas horas. Las posibilidades de que alguno de los inmigrantes haya alcanzado la costa también son remotas. El rastreo del litoral no había dado ayer resultado.

Anoche, los expertos de Salvamento Marítimo estudiaban la dirección de las corrientes y los vientos para averiguar en dónde pueden emerger los cuerpos. A su juicio, pueden aparecer en sitios muy dispares. El patrón de la Cofradía de Pescadores de Gran Tarajal, Ramón Roger, declaró a Efe que seguramente están hundidos a 'una profundidad media' y que emergerán en dos o tres días.

La tragedia ha conmocionado a los habitantes de Lanzarote, que no lograban explicarse lo ocurrido. El pasado 21 de enero se produjo un accidente similar en aguas del Estrecho, cuando otra patrullera chocó con una patera que intentaba huir. En aquella ocasión murió un inmigrante y otros 5 desaparecieron en el agua.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de junio de 2001