Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

De actriz a cantante de jazz

Natalia Dicenta debuta en la música y actúa durante dos semanas en el Café Central

Copas de champaña, ramos de flores, muchos abrazos y lágrimas. Así terminó la actuación en el Café Central del pasado lunes. Era una función muy especial, porque en ella la actriz Natalia Dicenta debutaba como cantante. Concretamente, como vocalista de jazz, el estilo que ha elegido para su nueva faceta artística. "Es que no me gustan las historias de amores arrastrados, como las de los boleros", explicó.Las dotes de Natalia Dicenta como cantante salieron a la luz mientras trabajaba como actriz en el teatro. "Fue hace diez años, cuando hacía en el teatro ¡Ay, Carmela!, en la que yo tenía que cantar algo en escena. Me decían que afinaba muy bien, pero ahí quedó la cosa", relata la actriz.

Además, Natalia Dicenta imparte clases de canto desde hace seis años. Pero, curiosamente, toma estas lecciones por problemas con su voz. "Sufro afonías que tengo que cuidar, porque la voz es mi instrumento de trabajo", asegura. Pero lo que de verdad ha impulsado la carrera de cantante de Dicenta ha sido su intervención en el programa de televisión que presenta cada semana. Ella misma se lo contó al público durante la actuación del pasado lunes, entre los fogonazos de las cámaras de prensa que también asistieron a la función de esta famosa.

"En cada programa, yo cantaba algo. Un día me llamó la mujer del dueño del Café Central, porque me había visto cantar en la tele. Querían que actuara durante unas semanas", contó la actriz desde el escenario. Entre el público de su primera noche había amigos y familiares. Estaban su madre y su abuela, tan emocionadas como la propia debutante.

Dicenta está dispuesta a tomarse muy en serio su nuevo trabajo de cantante de jazz. Mientras duren las actuaciones en el Café Central, Natalia Dicenta no piensa pronunciar palabra durante las mañanas para mimar y cuidar su voz. Así de rígida es la disciplina que se ha impuesto esta actriz. Lleva varios meses preparándose a fondo con su maestra Inés Ribadeseira, a quien llama "su hada madrina". Y ensaya a diario con los tres miembros de Vicente Borland Trío (Vicente Borland, Lucho Aguilar y Jimmy Castro), que es el grupo que la acompaña cada noche, desde las diez hasta las doce, en el escenario.

Para su debut como cantante, Natalia Dicenta se vistió completamente de negro y se recogió el pelo en un moño cuidadosamente descuidado. Un entendido entre el públicó juzgó: "Entra cuando tiene que entrar y sabe estar en el escenario, cosa que no les sale a todas las que se dedican a este arte".

Natalia Dicenta, en el Café Central. Hasta el 17 de octubre. De 22.00 a 24.00. Suplemento de 1.000 pesetas con la consumición.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de octubre de 1999