Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Entrevista:

MATI KLARWEIN PINTOR "Para hacer buenos retratos hay que ser psicólogo, cirujano plástico y vidente"

Mati Klarwein (Hamburgo, 1932) practica una pintura que es una mezcla de surrealismo pop con pinceladas románticas, ambientales y conceptuales. "Universal, porque no soy ni lo bastante pop ni lo bastante surrealista", dice. Admira a Dalí. Hoy vive en el norte de Mallorca, pero se ha pasado media vida haciendo y deshaciendo las maletas: Palestina, Francia, Marruecos, Turquía, India, Jamaica, Indonesia... Su paleta -óleo y témpera- se ha impregnado de cada paisaje. Su exposición Mil ventanas se puede visitar en la Diputación de Cádiz hasta el 31 de agosto. Pregunta. Emplea usted citas bíblicas y alude a contenidos religiosos, ¿qué significan? Respuesta. Son símbolos mentales para que cada uno encuentre su propia interpretación de lo que ve. Todas las imágenes, como el estilo, son ambiguas y abiertas a interpretaciones individuales. No impongo nada. Utilizo elementos simbólicos, religiosos y también políticos, pero yo he crecido en Israel y he tenido muchas biblias en la escuela y he residido en lugares que son santos, a pocos metros del monte de los olivos. P. Algunas obras suyas recuerdan a El Bosco R. Sí, por los detalles y por los elementos fantásticos. Y la técnica es parecida, aunque yo utilizo la de Van Eyck, que es más luminosa y se conserva mejor. Me interesan los detalles, como a los científicos. Como dice Goethe, "Dios está en los detalles". R. ¿Qué queda en su obra de cada país donde ha vivido? R. Cada momento que vivo tiene influencia en mi obra. Todo el paisaje del Mediterráneo es de detalles, hay una luz especial, todo es cristalino y esto me impactó mucho. P. Ha retratado a Brigitte Bardot, a Richard Gere, a David Niven o al presidente Kennedy. ¿A qué aspira cuando retrata a cada persona? R. El de retratista es un trabajo de varias personas en una: tiene que haber un psicólogo, un cirujano plástico, un vidente y un pintor. Da igual si son famosos o desconocidos. Tengo que entrar en la persona y eso es muy difícil. Muchas personas que se cierran y otras que quieren ser otra persona de la que son. La mayoría de la gente queda disgustada de sus retratos. Hay pocos retratistas buenos. Yo he hecho, a lo mejor, cinco buenos retratos de un total de 250 P. Firmó la portada del disco Abraxas de Carlos Santana, uno de los títulos más vendidos de la historia de la música. ¿Le catapultó esa portada? R. El cuadro de Santana lo había hecho diez años antes. Carlos tiene un lado de inspiración mística y orientalista y le interesó mi trabajo. Este disco aún se vende y ha sido visto por más gente que la Gioconda.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Lunes, 19 de julio de 1999