ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 25 de enero de 1999

Betelu recupera su esplendor termal

Durante más de 150 años fue un gran balneario frecuentado por la aristocracia y la realeza española, que veraneaba en la cercana San Sebastián, situada a 41 kilómetros de distancia, y compitió con el de Cestona. En 1966 cerró sus puertas y cayó en ruinas. Sin embargo, para el año 2001 será de nuevo un gran complejo termal y residencial cuyo presupuesto, unos setecientos millones de pesetas, van a financiar el Ministerio de Fomento (50%), el Gobierno de Navarra (30%) y el Ayuntamiento de Betelu, localidad navarra situada a los pies de la sierra de Aralar, en el valle de Araitz. Las milagrosas curaciones que sus aguas provocaban en los leprosos se conocían ya en la Edad Media y el médico Limón Montero, catedrático de Medicina de la Universidad de Alcalá de Henares, dejó escritas en 1697 sus propiedades en un libro. Iturri Santu, el manantial sulfuroso, y las fuentes de aguas oligominerales de Urberoa y Ama Iturri han sido siempre el atractivo termal de la localidad. Ya en 1928 sus aguas fueron declaradas por una Real Orden de utilidad pública. Iturri Santu ofrece además una característica idónea para el tratamiento contra múltiples dolencias: es ligeramente radioactiva. Ahora, el proyecto municipal de recuperar aquel esplendor es una una incipiente realidad. Del balneario original apenas quedan los muros del antiguo edificio de las cocheras, que serán rehabilitados. Pero un ambicioso proyecto redactado por el arquitecto Eduardo Amann, con la asesoría técnica de Nicolás Maruri y Andrés Cánovas, convertirá el barrio de Irigoien de Betelu en un moderno centro termal comprendido dentro de un complejo residencial, en el que no faltará un centro integral para ancianos y una residencia de válidos. "El proyecto está diseñado con exquisito respeto ecológico y medio ambiental. Entre otras cosas, porque edificaremos en un enclave natural protegid, de unos 4.223 metros cuadrados, y bajo la estrecha vigilancia de la Confederación Hidrográfica del Norte, que regulará el trato de los caudales hídricos y la regata existente en la zona", señala el arquitecto. Una depuradora garantizará que el agua regresa a la naturaleza en buenas condiciones. El centro termal dispondrá de 2.400 metros cuadrados construidos, con edificaciones de servicios generales (administración y oficinas, vestíbulo, cafetería-restaurante, vestuarios, salones sociales) e instalaciones independientes para los tratamientos húmedos y las llamadas técnicas secas, así como dos piscinas termales para rehabilitación, áreas ajardinadas y aparcamiento. Será uno de los pocos centros termales de España preparado para ofrecer servicios con carácter ambulatorio. Su infraestructura técnica y humana podrá ofrecer entre 50 y 80 tratamientos diarios de cura ambulatoria que no necesitarán estancia y podrán compatibilizarse con una jornada laboral normal. La residencia de válidos ocupará un espacio propio con once habitaciones. La mitad del costo de la construcción del complejo será financiado por el Ministerio de Fomento y el resto, por el Gobierno foral, que también construirá la residencia asistida de la Tercera Edad, y el propio Ayuntamiento. Entre las técnicas húmedas que el proyecto contempla incorporar a sus instalaciones están los baños generales, baños de presión (hidromasaje, chorros y burbujas), el masaje subacuático, piscina termal, chorro termal, ducha babosa, circular y lumbar, inhalaciones, sauna, maniluvios, irrigaciones y duchas. Y entre las técnicas secas termales, se incluye la aplicación de parafangos y parafinas, así como fisioterapia, quiromasaje y técnicas clásicas en los centros termales europeos como naturismo, acupuntura, homeopatía, mesoterapia, osteopatía y medicina deportiva. Lógicamente, algunas de estas las aguas se podrán también ingerir bajo prescripción médica. Al único termalismo social existente en la actualidad, el de la tercera edad, financiado por el Inserso, los impulsores del proyecto quieren añadir una política de precios asequible para el resto de la población, aunque muchos vecinos del pueblo puedan permitirse muchos lujos después de haber pellizcado varios miles de millones de pesetas del último premio gordo de la lotería de Navidad. Serán los primeros en tomar las aguas.

Buena para casi todo

La doctora Isabel Lobo, natural de Tolosa, diplomada en Hidrología Médica, Climatología y Talasoterapia por la Universidad de Nancy (Francia) y asesora del proyecto, explicó que las aguas de dos de las tres fuentes termales de Betelu, las correspondientes a Ama Iturri y Uberoa, son oligominerales y emergen a una temperatura de 22 grados. Propiedad del Ayuntamiento, actualmente están explotadas en un 20% de su caudal por una empresa privada que embotella 50.000 litros diarios bajo la denominación comercial de Agua de Betelu-Beteluko Ura. Con el resto de esas aguas y la surgida en Iturri Santu, un agua sulfurado-sódica que sale a la superficie a 32 grados centígrados, se abastecerán todas las instalaciones del complejo. La lista de aplicaciones médicas de sus aguas es interminable. Comprende la mejora de problemas del aparato locomotor, con mención especial de la patología reumática, y procesos respiratorios, otorrinolaringológicos, dermatológicos, recuperación de lesiones deportivas, ginecológicos, renales, metabólicos y hepáticos.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana