Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario del teatro Calderón denunció en junio y noviembre el deterioro del edificio

El desprendimiento de parte de la cornisa provocó la muerte de una jovenLa oposición acusa al gobierno municipal de "responsabilidad política" en el accidente

El empresario José Luis Moreno, ventrílocuo y presentador de televisión, remitió en junio y luego en noviembre del año pasado al Ayuntamiento un informe técnico sobre el edificio del teatro Calderón, del que el viernes se cayó parte de una cornisa matando a una mujer. En el informe, Moreno, arrendatario del inmueble, denunciaba que "el estado de la planta superior del edificio [...] estaba en franco deterioro". El empresario reclamó entonces una inspección a fondo. Pero no le hicieron caso, según aseguró ayer.El escrito iba dirigido a la Junta Municipal de Centro y a la Gerencia de Urbanismo, y en él se incluyó el informe de un arquitecto que apuntaba el "estado semirruinoso y de abandono" de la planta ático del edificio y denunciaba la falta de seguridad en el interior, con salidas de emergencia compartidas por una discoteca y el propio teatro.

José María Stampa Casas, abogado de José Luis Moreno, recordó hace cuatro meses (véase EL PAÍS del 11 de septiembre de 1998) que no era la primera vez que su defendido reclamaba ayuda al Ayuntamiento de Madrid para resolver las numerosas deficiencias del edificio, tanto en su exterior como en el interior. Hasta aquella fecha siempre le habían contestado con el silencio. "Ignoro si la inhibición municipal en este asunto tiene que ver con la corrupción de algunos funcionarios", señaló entonces Stampa Casas.

Cuando el concejal de Bomberos, Carlos López Collado, conoció este hecho por EL PAÍS, se comprometió a enviar a sus inspectores. Pero "la inspección global nunca se llegó a realizar, sólo inspeccionaron cuestiones de seguridad ante un posible incendio", según criticó ayer el abogado de Moreno. El inmueble donde se encuentra el teatro Calderón, en la plaza de Jacinto Benavente (distrito Centro) sufrió el pasado viernes, a las 22.45, la pérdida de parte de su cornisa. El bloque se desprendió desde lo más alto del edificio, a 40 metros, y cayó sobre un turismo en el que viajaban cuatro jóvenes. En el asiento trasero, Carmen Alonso Bertol-Luzardo, de 18 años, murió aplastada por el impacto de 70 kilos sobre el techo del coche. Sus tres acompañantes sufrieron heridas leves y fueron ayer dados de alta. PASA A LA PÁGINA 3

Declaraciones policiales

José Luis Moreno cierra el teatro hasta que el Ayuntamiento garantice la seguridad del edificio

La policía, por otra parte, ya ha empezado a tomar declaración a los dueños del teatro, según informa Efe. Moreno todavía no ha sido citado, pero ayer aseguró que ha puesto en manos de la policía toda la documentación del inmueble.La oposición (IU y PSOE) se apresuró ayer a denunciar la responsabilidad política del gobierno municipal en el desprendimiento de la cornisa del teatro Calderón.

El edil socialista José María de la Riva argumentó así su acusación: "El equipo de gobierno del Ayuntamiento lanza, por un lado, campañas de imagen explicando que los técnicos municipales están supervisando las cornisas y garantizan su seguridad, y por otro, nos encontramos con accidentes como el del viernes por la noche", informa Efe.

El portavoz de IU, Francisco Herrera, solicitó la creación de una comisión de investigación para determinar quién tuvo la culpa del desprendimiento de una parte de la cornisa del edificio donde se sitúa el teatro Calderón. "No sabemos dónde están los responsables, si en los dueños del teatro o en el Ayuntamiento de Madrid, que ha sido permisivo en la aplicación de las normativas municipales. No obstante, hay responsabilidades muy graves en una o en la otra parte, o en las dos", declaró Herrera a Europa Press.

Su compañero de grupo, el edil Franco González, denunció que el Gobierno de José María Álvarez del Manzano "corre mucho para declarar en ruina algunas casas y expulsar a sus inquilinos mientras hay edificios en el centro en los que tendría que actuar por ejecución sustitutoria para reformarlos cuando se niegan a hacerlo sus propietarios". El inmueble del teatro Calderón obtuvo la licencia municipal de ocupación en 1952, pero el Ayuntamiento se la retiró en 1991 por las deficiencias del edificio, según explicó ayer el abogado de Moreno, José María Stampa.

El empresario teatral se querelló contra los propietarios del edificio en el año 1997. "Nos engañaron en las cláusulas del contrato al asegurar que el inmueble estaba en perfecto estado cuando presentaba notables deficiencias tanto en el exterior del inmueble como en el interior".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 24 de enero de 1999

Más información