Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Castro augura el fin del capitalismo en el mundo

El líder cubano critica en su discurso la "dictadura del Consejo de Seguridad de la ONU"

El presidente cubano, Fidel Castro, que a sus 72 años encabeza el único Estado comunista del hemisferio occidental, vaticinó ayer que el capitalismo "caerá inevitablemente" y dijo que la revolución que lidera desde hace cuatro décadas "apenas comienza". "El actual orden económico ha convertido al planeta en un gigantesco casino", dijo en la noche del viernes (madrugada de ayer en España) Castro en el acto central del 40º aniversario del triunfo de la revolución.Castro manifestó, desde el mismo balcón que fue su primera tribuna como gobernante, que "es hipócrita afirmar que la libertad del hombre y del mercado son inseparables". Con gafas y leyendo su discurso -ambas cosas inéditas-, Castro afirmó que "los próximos 40 años serán decisivos para la humanidad". Durante más de una hora y media Castro criticó a Estados Unidos, a la "teología del mercado" y a la "dictadura del Consejo de Seguridad" de la ONU, a la vez que reclamó que el Tercer Mundo "esté debidamente representado". Ante miles de personas, entre las que se encontraban como invitados especiales dos premios Nobel de Literatura, el colombiano Gabriel García Márquez (1982) y el portugués José Saramago (1998), ironizó sobre otros galardonados con la misma distinción pero en Economía. "¿Cómo se conseguirán los recursos para la salud de Africa?", se preguntó Castro. El presidente subrayó que la revolución cubana "fue sometida a la más dura prueba, ha resistido 40 años de agresiones, bloqueo y guerra económica e ideológica de la más grande potencia de la historia del mundo". "El orden económico que hoy prevalece en el planeta caerá inevitablemente. El sistema actual es insostenible", aseguró Castro, quien censuró la "globalización neoliberal".

El discurso del presidente cubano, quien apareció solo en el balcón del antiguo Ayuntamiento de Santiago de Cuba donde el 1 de enero de 1959 pronunció su primera alocución como líder del país, fue transmitido en directo por la radio y la televisión. Castro recordó que siete de los 11 millones de ciudadanos que pueblan la isla no habían nacido cuando él tomó el poder al frente a unos centenares de guerrilleros. "Es otro pueblo distinto y a la vez el mismo pueblo. El que aquí se expresa no es el mismo hombre de aquel día. Se llama igual y piensa igual", dijo. Castro atacó al capitalismo y aseguró que ninguna de sus instituciones, ni el Fondo Monetario Internacional ni el Banco Mundial, pueden resolver los problemas económicos y ecológicos de la humanidad.

"Nos quedamos solos a 90 millas de Estados Unidos y decidimos seguir adelante", afirmó Castro en defensa de la revolución, que pasa por una aguda crisis económica desde el derrumbe del bloque soviético a comienzos de este década. El máximo dirigente cubano finalizó su discurso con las rituales consignas "socialismo o muerte, patria o muerte, venceremos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de enero de 1999