Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Borrell gana por 21.394 votos a Almunia en las primarias

La Comisión de Garantías Electorales del PSOE ratificó ayer, 12 días después de la votación de las elecciones primarias, los resultados definitivos del escrutinio. El balance final certifica que José Borrell, el vencedor, obtuvo 21.394 votos más que Joaquín Almunia, el perdedor y secretario general del partido. La comisión proclamó además que el proceso se desarrolló de manera ejemplar y sin ninguna irregularidad.Según el escrutinio final, Borrell logró 114.254 votos (el 54,99%), y Almunia cosechó 92.860 (el 44,67%). El total de las papeletas escrutadas fue de 207.774 (el 54,18% del censo). Hubo 507 en blanco y 207 nulas.

Ayer se concretó la ubicación de la oficina del candidato que ha reclamado Borrell para cumplir sus nuevas funciones como líder del PSOE y que dirigirá Luis Yáñez, quien abandona su cargo de portavoz de Exteriores en el Congreso. Estará en la sede central del partido, en la madrileña calle de Ferraz. Pero Borrell la completará con otros dos centros, uno en el edificio de Gobelas, donde están fijados el comité electoral permanente y el departamento electoral y de comunicación; y otro en los despachos cercanos al Congreso que ha utilizado hasta ahora.

Guerra: "El líder es Borrell"

Por otra parte, el ex vicesecretario general del PSOE, Alfonso Guerra, aseguró anoche en el programa Hora 25, de la Cadena SER, que "hay un líder social clarísimo, lo han votado los militantes en su conjunto, que es José Borrell", al responder a una pregunta sobre el liderazgo en el partido socialista tras la celebración de las primarias.Para Guerra, "el entusiasmo que ha generado este proceso no tiene precedentes" y le resulta difícil de entender, por su dimensión, el "extraordinario entusiasmo que ha generado el proceso, no sólo en la militancia sino en la sociedad". "Yo tengo la impresión de que esto no va a terminar aquí", dijo, porque "se ha introducido en la escena política un elemento que ha fundido el hielo que había entre ciudadanos y políticos". Guerra criticó a quienes han apoyado abiertamente a alguno de los candidatos, aunque reconoció que estaban en su derecho de hacerlo y que a muchos la victoria de Borrell les ha pillado "con el pie cambiado".

El ex vicesecretario general del PSOE dijo que no tiene ningún inconveniente en ser segundo en una lista electoral de su partido, por Sevilla, que encabezase Felipe González, y recordó que él ha ocupado allí el primer puesto desde 1977 y ha obtenido, con un 56% de los votos, los mejores resultados a escala nacional, por lo que añadió "si Felipe González es cabeza hay que esperar que mejore estos resultados".

En opinión de Guerra la votación de las primarias supone "una cierta reparación de una mala noche" en el 34º congreso de su partido, tras admitir, casi explícitamente, que allí se practicó la exclusión de muchas personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de mayo de 1998