ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 18 de noviembre de 1997

"El Mundo" convierte en conspiración política la difusión de un vídeo sexual de su director

  • Los dirigentes del PSOE acusados por el diario niegan su implicación

La difusión clandestina de un vídeo que afecta a la intimidad sexual del director de El Mundo, Pedro J. Ramírez, tuvo ayer numerosas repercusiones públicas. El citado diario ha convertido este asunto, tratado con sordina por la mayoría de los me dios de comunicación, en un escándalo político, al acusar a personas vinculadas al PSOE y calificarlo de "último atentado de los GAL". Los acusados en el periódico, en especial el ex secretario general para la Seguridad del Estado, Rafael Vera, negaron ayer cualquier vinculación con este asunto.

Según El Mundo, Exuperancia Rapú Muebake, la mujer que aparece en el vídeo, declaró haber cobrado 50 millones por la cinta al ex gobernador civil de Guipúzcoa José Ramón Goñi Tirapu, quien los habría recibido del ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera. En la operación también participó, según esta versión, Angel Patón Pérez, asesor de La Moncloa entre 1982 y 1987, quien le dejó un piso a Exuperancia.Rafael Vera rechazó cualquier participación en este asunto, pese a reconocer que no le hubiera importado hacerlo "para que la opinión pública conozca qué hay detrás de este personaje", en alusión a Ramírez. Precisamente ayer el suegro del ex secretario de Estado para la Seguridad, Enrique Esquiva González, denunció que su ferretería, en el centro de Madrid, había sido asaltada por la noche y que todos los documentos que estaban en su interior aparecieron revueltos.

Por su parte, Ángel Patón se querellará contra El Mundo, según anunció su abogada Piedad Jara, quien matizó que su cliente no alquiló el piso a Exuperancia, "a la que no conoce", sino a José María Sánchez-Cantalejo. Se trata de la persona a la que Exuperancia atribuye la grabación del vídeo.

Frente a las acusaciones de El Mundo, el dirigente socialista Ramón Jaúregui dijo que "cualquier relación del PSOE o de cualquiera de sus representantes. [con el vídeo] es pura fabulación".

Con el escándalo ya en la calle, ayer se multiplicaron las declaraciones públicas. El portavoz del Gobierno, Miguel Angel Rodríguez, aprovechó su visita a la Facultad de Ciencias de la Información de Madrid, para llamar a los periodistas a movilizarse en apoyo a Ramírez. La profesión, afirmó, "debería dar una prueba inequívoca de que no está dispuesta a tolerar este tipo de actuaciones".

En la misma línea, el portavoz de la Conferencia Episcopal, José Sánchez, dijo que "la intromisión en la vida privada de los ciudadanos y su magnificación a través de los medios de comunicación y los intereses bastardos que siempre albergan estas intenciones y estos planes, producen asco".

También el líder de Izquierda Unida, Julio Anguita, dijo que le repugna "el montaje en tomo a Pedro J." y la "utilización que puede hacerse de un acto íntimo". Un portavoz de IU matizó que, en contra de lo anunciado, su grupo no pedirá la comparecencia del Gobierno ante el Congreso para hablar de este tema, lo que el Ejecutivo estaba dispuesto a hacer, según anticipó Rodríguez.

El secreterio federal de Nueva Izquierda, Diego López Garrido, afirmó que si existe "una trama detrás del vídeo sería lamentable y repugnante". Pero advirtió que lo sería en igual medida que el "periodismo-basura".

El secretario general de Convergència, Pere Esteve, afirmó que estos escándalos "empeoran el clima político", pero no dejó de recordar que fue "Pedro J. quien dijo que los personajes públicos no pueden tener vida privada. Entonces pensé que sí la tienen y ahora lo sigo pensando".

La detención de Rapú

A principios de octubre, numerosas personas de relevancia pública recibieron, en un sobre con remite falso, un vídeo que contenía escenas de prácticas sexuales, lindantes con el travestismo y el sadomasoquismo, entre un hombre y una mujer. Se adjuntaba una declaración manuscrita de una ciudadana de origen guineano, Exuperancia Rapú Muebake, asegurando que los protagonistas de la filmación eran ella misma y el director de El Mundo.Los medios de comunicación, a excepción del diario Ya y de algunas alusiones crípticas en tertulias radiofónicas, soslayaron este asunto hasta que, el 16 de octubre, Pedro J. Ramírez presentó una denuncia ante la juez de instrucción de Madrid Ana Revuelta, por un presunto delito de revelación de secretos relativos a su vida sexual.

La intervención de Ramírez llevó a la juez a ordenar la prisión incondicional de Exuperancia Rapú, lo que hizo que dirigentes socialistas criticasen la diferencia de trato con el senador Carlos Piquer, que se ahorcó tras un escándalo con una prostituta aireado por la prensa.

Aunque estas críticas empezaron a quebrar el silencio que rodeaba el caso, fue el propio diario El Mundo el que, el pasado domingo, lo convirtió en noticia de portada al denunciar una conspiración contra su director, basándose en la declaración prestada por Exuperancia cuando quedó en libertad sin fianza tras una semana en prisión.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana