Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policia de Bissau mata a un africano expulsado de España y hiere grave a otro

Bissau / Lisboa

Uno de los 103 inmigrantes africanos expulsados a finales de junio de España murió ayer por la mañana en Guinea-Bissau y otro resultó gravemente herido en un enfrentamiento con la policía. Cuarenta y cinco deportados se manifestaron ayer por las calles de la capital de la ex colonia portuguesa para exigir la mejora de sus condiciones de detención y su regreso a España.El fallecido es Ahire Naruna Waifo, de nacionalidad nigeriana, y el herido es su compatriota David Adetoro Damolekum que fue ingresado en un hospitaí tras haberse refugiado en la Embajada de EE UU para librarse de una carga policial. Ambos figuran entre los 103 detenidos en Melilla y posteriormente expulsados por el Gobierno en medio de un escándalo, debido a que parte de ellos fueron narcotizados durante su traslado a África con Haloperidol.

Las fuerzas policiales, según la versión oficial, lanzaron granadas lacrimógenas y efectuaron disparos al aire para disolver la manifestación pero otras fuentes citadas por la agencia France Presse aseguran que también dispararon contra los inmigrantes.

Al grupo de deportados de España se sumaron ayer unos 300 jóvenes de la capital. Los manifestantes empezaron a romper cristales de los automóviles y atacaron el mercado de Bandim donde se produjeron actos de pillaje y vandalismo. Los comerciantes cerraron inmediatamente sus puestos. A continuación el grupo se dirigió hacia la Presidencia de la República, donde se la policía intervino contra los manifestantes.

Búsqueda en los barrios

Las fuerzas policiales consiguieron apresar a un número indeterminado de inmigrantes, que fueron devueltos a sus celdas, en un edificio cercano a la comisaría central, según informó uña emisora privada local. Pero ayer tarde, unidades antidisturbios buscaban a otros que se dispersaron por los barrios periféricos de Bissau. Hasta ahora, los expulsados gozaban de cierta libertad de movimiento, pero debían pernoctar en sus celdas.Los expulsados a Guinea-Bissau a comienzos del pasado verano, son en su mayoría nigerianos y cameruneses, cuentan con el apoyo de las organizaciones locales de derechos humanos y con el de los partidos de la oposición, que acusan al Gobierno (le haber cobrado una gran suma a cambio de aceptar acogerlos hace tres meses.

La diputada socialista Matilde Fernández, responsable de Emigración, declaró ayer que lo ocurrido ahora con los inmigrantes expulsados a Guinea le hace "recordar la frase del señor Aznar de que 'teníamos un problema y se ha resuelto-. "Yo creo que teníamos un problema y lo hemos agravado", se (quejó la parlamentaria, quien informó que en una moción que se debatirá hoy en el pleno del Congreso se insta al Gobierno al completo esclarecimiento" de le. ocurrido con los 103 expulsados y asumir las responsabilidades que puedan derivarse de la situación" sobre todo de los 50 que están presos en Guinea Bissau.

Un portavoz del Ministerio del Interior español aseguró anoche que este departamento disponía de poca información sobre lo ocurrido en Guinea Bissau, aunque confirmó que el nigeriano fallecido y el compatriota herido estaban entre los que fueron expulsados de España. Interior anunció que hoy, martes, hará gestiones diplomáticas para conocer lo sucedido e interesarse por la suerte de los demás implicados en los incidentes.

Tras la expulsión de los 103 inmigrantes, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, tuvo que dar explicaciones en la comisión de Justicia e Interior del Congreso, donde reconoció que ésta no había sido una operación modélica.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de septiembre de 1996

Más información

  • Las víctimas formaron parte del grupo de los deportados narcotizados