Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bosnia fuerza su ruptura con Yugoslavia

El Parlamento de la República de Bosnia-Herzegovina ha decidido retirar a sus representantes en las instituciones federales yugoslavas. Macedonia, que como Bosnia-Herzegovina ha solicitado el reconomiento internacional de su independencia y soberanía, había tomado esta medida hace ya dos semanas.La decisión del Parlamento de Sarajevo -compuesto por la mayoría musulmana y la minoría croata tras el abandono del mismo por parte de los diputados serbios- supone un nuevo revés para los intentos del presidente serbio, Slobodan Milosevic, de crear una Miniyugoslavia que se erija en sucesora del derecho internacional de la antigua Federación de Yugoslavia. Aunque los serbios de Bosnia en las instituciones federales no obedezcan la orden, la legitimidad de éstas como órganos federativos yugoslavos es ya nula.

Milosevic necesita evitar el reconocimiento internacional de Macedonia y Bosnia-Herzegovina, Sin estas repúblicas, su proyecto yugoslavista es inviable, y el último aliado de Serbia, la República de Montenegro, habría de pedir asimismo el reconocimiento, como, por exclusión, Serbia.

Entonces, las repúblicas soberanas que lo deseasen podrían formar una confederación de Estados. Paradójicamente, esta solución, aunque con todas las repúblicas ex yugoslavas, fue propuesta insistentemente por Croacia y Eslovenia antes del comienzo de la guerra en julio y rechazada por Milosevic. Croacia y Eslovenia no formarán ya parte de ninguna manera de esta confederación.

Adiós a la 'Miniyugoslavia'

El fracaso de las presiones de Belgrado para mantener una Miniyugoslavia que englobara todas las regiones con población serbia plantea de nuevo la posibilidad de un estallido de la violencia, que podría producirse durante el referéndum que el Parlamento musulmán-croata ha convocado en Bosnia-Herzegovina para los próximos 29 de febrero y 1 de marzo con objeto de cumplir las condiciones para el reconocimiento internacional de la república.

La minoría serbia en Bosnia ha anunciado que boicoteará el referéndum, y su líder, Karadzic, advirtió que la secesión de esta república de Yugoslavia "supondrá la guerra". Sin embargo, en medios comunitarios, musulmanes y croatas moderados se asegura que es la división de Bosnia-Herzegovina, que negocian en secreto sectores gubernamentales croatas con Belgrado, la que haría inevitable la guerra.

Estas fuentes creen que sólo el reconocimiento internacional de Bosnia-Herzegovina en sus actuales fronteras puede impedir este proceso y hacer posible después su confederación con Serbia y Montenegro.

La otra pieza ya desencajada en la estrategia serbia es Macedonia. No fue reconocida por la Comunidad Europea el 15 de enero por el veto impuesto por Grecia, que dice temer futuras reivindicaciones territoriales sobre su región macedonia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 1992