Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sondeos resucitan a Bill Clinton

El más firme candidato demócrata a la Casa Blanca se afianza tras negar su supuesto adulterio

"Ella no dice la verdad. Considero que este asunto está cerrado". Así de rotundo estuvo Bill Clinton, actual gobernador de Arkansas y el político demócrata mejor colocado para ser el candidato a la presidencia de EEUU, al comentar la aparición pública de su supuesta amante, Jennifer Flowers, para reiterar lo que ya había confesado en el semanario sensacionalista Star: que ella y Clinton habían sido amantes durante 12 años.

Las acusaciones de la ex cabaretera perjudicaron en un principio a Clinton. En New Hampshire, donde se celebrarán las primeras elecciones primarias, la popularidad de Clinton cayó 20 puntos tras la publicación de las primeras informaciones sobre su supuesta aventura extramatrimonial. Sin embargo, los últimos sondeos realizados en la noche del domingo mostraban la recuperación de Clinton y su ventaja sobre su más directo rival dentro del partido demócrata: el senador por Massachussets Paul Tsongas. Asimismo, una encuesta de la cadena ABC ha dado un dato tranquilizador para el equipo electoral de Clinton: cuatro de cada cinco americanos creen que su presunta infidelidad no debería ser tema de debate durante la campaña. Dando la de arena, la misma cadena mostraba que el 33% de los norteamericanos piensan que Clinton debería retirarse de la carrera hacia la candidatura presidencial si se demuestra queha mentido en el asunto Flowers.

Con lágrimas en los ojos, Jennifer Flowers dio el lunes una rueda de prensa en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York en la que aseguró que Clinton había mentido el pasado domingo cuando declaró en televisión que su vínculo con ella era simplemente de amistad. En la comparecencia de Flowers ante los periodistas se pudieron escuchar cintas que supuestamente contenían sus conversaciones amorosas con el gobernador.

Flowers, una esbelta rubia de 40 años, ex presentadora de televisión y ex cabaretera, tiene claros los motivos de su declaración pública contra Clinton: "Estoy enamorada de él y no soporto que quiera olvidarme ahora, esa es la verdad, estoy harta y enferma de oír tantas mentiras".

Las respuestas del gobernador han sido siempre contundentes: "Existió una amistad, pero nada más". En una entrevista televisada el pasado domingo y junto a su esposa Hillary, el gobernador declaró que los problemas conyugales deben resolverse entre las parejas y en la intimidad. La esposa del gobernador Clinton se ha convertido en su mejor baza para dar la cara ante los electores. Hillary Clinton es una prestigiosa abogada cuyo nombre ha aparecido dos veces en la lista de los cien mejores abogados de EE UU y que dedica parte de su tiempo al Fondo para la Defensa de la Infancia. "Estoy aquí porque amo y respeto a mi marido", dijo Hillary en la entrevista. "Si esto no es suficiente para la gente, que no le voten".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de enero de 1992