ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 18 de octubre de 1986
LA CITA OLÍMPICA DE 1992

Barcelona gana para España los primeros Juegos Olímpicos de su historia

La elección de Barcelona como sede olímpica desató ayer la euforia y la esperanza, contenidas a lo largo de los cinco años que ha durado la promoción del proyecto. El alcalde de la capital catalana, Pasqual Maragall, comunicó telefónicamente con el Rey de España nada más conocer el veredicto del Comité Olímpico Internacional. Don Juan Carlos se congratuló del éxito de la candidatura española y llamó a trabajar para que los Juegos Olímpicos de 1992 sean un éxito. El presidente del Gobierno, Felipe González, apeló al esfuerzo de la iniciativa privada y reiteró el compromiso del Estado para la financiación y la seguridad del acontecimiento deportivo. El presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, atribuyó el éxito a la unidad de las instituciones catalanas. Mientras la delegación barcelonesa daba rienda suelta a la emoción en Lausana, en Barcelona y otras poblaciones catalanas los ciudadanos se lanzaban a la calle para celebrar el acontecimiento.

ENVIADOS ESPECIALESBarcelona fue elegida ayer ciudad sede de los Juegos Olímpicos de Verano de 1992, los primeros que se celebrarán en España. La candidatura se impuso en la tercera ronda de la votación, celebrada por 85 miembros del Comité Olímpico Internacional (COI) reunidos en el palacio de Beaulieu de Lausana. Esta era la quinta ocasión en que Barcelona solicitaba los juegos. Esta circunstancia, así como la consistencia del informe presentado y la unidad institucional en torno al proyecto, parecen ser los factores más valorados por el COI. Otras cinco ciudades -Amsterdam, Belgrado, Birminghamm, Brisbane y París- aspiraban a albergar los JJ OO. La ciudad francesa de Albertville organizará los juegos de invierno.

La decisión fue anunciada a las 13.28 horas por el presidente del COI, Juan Antonio Samaranch. Inmediatamente, la delegación barcelonesa, que ocupaba la primera fila del patio de butacas, se levantó alzando los brazos en señal de júbilo. El alcalde de Barcelona, Pasqual Maragall, con la emoción reflejada en los ojos, fue abrazado en primer lugar por Alfonso de Borbón, presidente del Comité Olímpico Español (COE), A continuación, se fundió en, un abrazo emocionado con su antecesor en el cargo, Narcís Serra, actual ministro de Defensa, quien fue el primer impulsor de la candidatura.Había pasado exactamente una hora y 18 minutos desde que las delegaciones de las 13 ciudades candidatas (seis a los JJ OO de verano y siete a los de invierno) se habían sentado en la platea del anfiteatro del palacio de Beaulieu. Fue un tiempo interminable para la delegación española, que, por sorteo, ocupó precisamente las tres primeras filas, a la derecha de la sala, mirada desde el escenario. Las tres primeras filas de la izquierda las ocupaba la delegación francesa de Albertville. Maragall, justo en el centro de la sala, estaba junto a Alfonso de Borbón, duque de Cádiz, y Luis Yáñez, presidente del Instituto de Cooperación Iberoamericana.

A la una de la tarde comenzó a circular el primer rumor de la victoria de Barcelona. El pleno del COI seguía reunido, pero alguno de sus miembros había abandonado la sala. Sin embargo, no fue hasta seis minutos antes de la hora fijada para el anuncio oficial cuando Maragall tuvo ya casi la certeza de que Barcelona había conseguido para España la organización de unos juegos, por primera vez en la historia.

Eran las 13.22 horas, cuando 85 miembros del COI ocuparon el escenario del palacio de Beaulieu. Dos de ellos, el italiano Franco Carraro y el indio Ashwini Kumar, lanzaron un gesto de complicidad a la delegación española. Seis minutos después, Samaranch anunciaba el veredicto al mundo -500 millones de espectadores seguían el acontecimiento en directo por televisión-, leyendo en francells, por dos veces, el texto ritual: "La ciudad elegida es...", tras abrir un sobre color verde pastel. La sala enmudeció, lo mismo que la plaza de Catalunya de Barcelona, donde miles de personas seguían la escena a través de pantallas gigantes de televisión.

Una pausa angustíosa

Samaranch se calló durante unos inacabables segundos. Maragall confesó después que la pausa del presidente del COI, "como una paradinha de Pelé", le heló la sangre. "Fue el peor momento de toda la espera", afirmó el alcalde. Cuando a continuación Sama ranch leyó el nortibre de la ciu dad ganadora, dejó a un lado el acentó francés y pronunció un Barcelona en claro acento catalán. Luego se desató la euforia.

Los juegos de Barcelona se celebrarán del 25 de julio al 9 de agosto de 1992. El presupuesto de la organización asciende, según los cálculos actuales, a 106.721 millonesde pesetas, aunque se prevé una inversión global de 300.000 millones, en los que se incluyen las obras de infraestructura que se realizarán en Barcelona.

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana