Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fraga retira "públicamente" su confianza al presidente de AP en Pontevedra

El presidente de Alianza Popular, Manuel Fraga, decidió ayer "retirar públicamente" su confianza al presidente provincial del partido en Pontevedra y presidente, a su vez, de la diputación de aquella provincia, Mariano Rajoy, quien el pasado fin de semana había calificado el comportamiento político de Fraga como "ni correcto, ni democrático, ni leal".

Sin embargo, el Comité Ejecutivo Nacional de AP, que ayer celebró su habitual reunión semanal, no adoptó otras medidas disciplinarias contra Rajoy, como tampoco lo hizo anteriormente con el presidente de la Diputación de Lugo, Francisco Cacharro, quien alteró unilateralmente las listas electorales de su provincia.Un comunicado difundido ayer por AP "lamenta profundamente" que Rajoy expresase de forma pública sus diferencias con Fraga "en lugares diferentes a los órganos de gobierno del partido". Por ello le es retirada públicamente la confianza del presidente del partido.

Por su parte, Mariano Rajoy, declaró anoche que se ratificaba en sus anteriores declaraciones y afirmó que sus referencias iban dirigidas al secretario regional de AP de Galicia, José Luis Barreiro, y no al presidente nacional del partido, Manuel Fraga. "Yo no tengo nada contra Fraga y recuerdo que entré de su mano en AP en 1981 ", declaró ayer, "pero reprocho al presidente nacional que haya confiado en personas que le han contado cosas como que yo no soy capaz de presidir el partido en esta provincia", informa Xosé María Palmeiro.

El secretario general adjunto de AP, Carlos Robles Piquer, no especificó ayer qué consecuencias traerá aparejada esta retirada de confianza, y se limitó a señalar imprecisamente que el congreso provincial de AP en Pontevedra se reunirá "pronto". También admitió que el comité ejecutivo había escuchado "un informe general" sobre la situación conflictiva del partido en algunos puntos, como Cantabria.

La nota emitida por Alianza Popular tras la reunión de su ejecutiva incluía una crítica del documento Sobre paz y seguridad en España, hecho público el pasado sábado por el PSOE: "Alianza Popular comprueba que los dirigentes socialistas han evolucionado radicalmente, aproximándose a nuestras posiciones".

La mencionada nota agrega: tal cambio de actitud "no se compadece con la persistente decisión partidista -no coincidente, en este caso, con los intereses de Estado- de celebrar un referéndum consultivo sobre nuestra permanencia en la Alianza Atlántica, plebiscito que por su innecesariedad sólo puede constituirse en factor de tensión e incertidumbre interna, de un lado, y de disgusto en el resto de los países integrados en la organización, del otro". AP subraya que el referéndum "es un específico problema del PSOE pero no de la nación española".

Sin embargo, Robles Piquer dijo que su partido aún no ha definido la postura que mantendrá ante la campaña previa a la consulta popular; "entre otras razones, porque nunca se nos ha dicho con claridad que es lo qué se nos va a preguntar", afirmó.

La posición definitiva de la Coalición Popular al respecto quizás sea adoptada mañana durante la reunión que celebrará el comité de enlace de los partidos coligados. Dos de ellos, el Partido Demócrata Popular (PDP) y el Partido Liberal (PL), ya han hecho pública su intención de predicar la abstención en el referéndum. La reunión de hoy servirá para saber si AP se suma oficialmente a esa posición.

El comité ejecutivo de AP designó a Álvaro Lapuerta, uno de los vicepresidentes del partido, como presidente del comité electoral. Sustituye a Abel Matutes, nombrado comisario ante la CEE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de diciembre de 1985

Más información

  • Coalición Popular debate hoy si preconizará la abstención en el referéndum