Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conflicto entre Fraga y el presidente provincial de Alianza Popular de Pontevedra

La decisión del secretario general de Alianza Popular de Galicia, José Luis Barreiro, de recuperar la presidencia provincial del partido en Pontevedra, contando con la mediación de Manuel Fraga, ha abierto un enfrentamiento entre éste, presidente nacional de AP, y el presidente provincial y titular de la Diputación pontevedresa, Mariano Rajoy Brey.

Alianza Popular de Galicia se enfrenta también al rebrote de la grave crisis interna vivida por este partido coincidiendo con la elaboración de candidaturas al Parlamento gallego, informa Ernesto S. Pombo. La crisis ha aflorado de nuevo este fin de semana quedando definitivamente abierta en la provincia de Lugo y en la de Pontevedra con motivo de la preparación de los congresos provinciales.Mariano Rajoy confirmó su rechazo a la petición que le había hecho Manuel Fraga para que no se presentase a la reelección como presidente provincial, a cambio de asegurarse el primer puesto en la lista de las próximas elecciones generales. "Sin entrar en el análisis político de estos hechos", declaró Rajoy, "creo mi deber afirmar que los comportamientos personales de Manuel Fraga no me parecen, desde luego, ni correctos, ni democráticos, ni leales".

El actual presidente provincial de AP afirmó además que, "independientemente de lo que ocurra en el futuro, no acepto, desde mi condición de independencia personal, este tipo de planteamientos, y, consiguientemente, rechazo tales sugerencias". Rajoy ratíficó ese rechazo en respuesta a otro intento mediador protagonizado por el presidente de AP de Galicia y presidente en funciones de la Xunta, Gerardo Fernández Albor.

El control del 'aparato'

La recuperación del control del aparato en la provincia de Pontevedra por parte de José Luis Barreiro podría significar también la vuelta a un primer plano de Alejandro López Lamelas como secretario general provincial. Sería una rehabilitación tras el cese-dimisión que protagonizó meses atrás, luego de conocerse una operación de incorporación de afiliados en la zona de Arosa presuntamente vinculados con los negocios del contrabando de tabaco.El enfrentamiento entre Mariano Rajoy y José Luis Barreiro se materializará el próximo mes de enero en el congreso provincial de Alianza Popular.

Los agrios enfrentamientos que originaron una grave crisis en AP de Galicia un mes antes de la celebración de las elecciones autonómicas dando lugar a la presentación de una lista pirata en Lugo, han vuelto a ponerse de relieve este fin de semana desencadenando la segunda grave crisis del partido en el plazo de dos meses.

Cinco miembros de la junta provincial de AP de Lugo, entre ellos el alcalde de la ciudad, Vicente Quiroga, el concejal y diputado provincial, Alfredo Sánchez Carro, y el diputado electo del Parlamento gallego, Jesús Gayoso, abandonaron la reunión en la que se trató sobre la fecha de celebración del congreso provincial al estar en desacuerdo sobre la legalidad de la convocatoria. Los miembros del partido que forman parte del sector que se oponen al personalismo del presidente de la diputación, Francisco Cacharro, aseguran que la convocatoria es antiestatutaria, por lo que la impugnarán ante las juntas nacional y regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 9 de diciembre de 1985

Más información

  • Rebrote de la crisis del partido conservador en Lugo