Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía italiana descubre en Palermo, una red subterránea que la Mafia usaba de refugio

Las fuerzas de seguridad italianas han descubierto en las afueras de Palermo toda una ciudad subterránea que ya se conoce como las catacumbas de la Mafia, en las que se han encontrado armas, droga, explosivos y ácido. Se trata de kilómetros de galerías subterráneas antiguas y modernas a las que se llega a través de pozos escondidos en el campo o bajo lujosos chalés de los capos de la Mafia.

Las galerías subterráneas, situadas en el barrio Este de la ciudad, en Ciaculli, territorio dominado por el clan de la familia de Michele Greco, apodado Il Papa, no servían para esconder cristianos perseguidos, sino mafiosos fugitivos. En ellas no se celebraban ritos cristianos prohibidos, sino que se decidían las operaciones criminales mafiosas que han ensangrentado la isla de Sicilia en los últimos años. Ni servían para conservar reliquias de mártires, sino más bien explosivos, heroína y armas. Concretamente, policía y carabineros han requisado ya cuatro kilos de explosivos.Los magistrados italianos han inspeccionado las galerías y una de las cosas que más les ha llamado la atención ha sido la existencia de 50 garrafas con un fuerte ácido en su interior que podría haberse utilizado para hacer desaparecer a los muertos de la Lupara Bianca.

Acceso directo

Lo más interesante del descubrimiento es que a dichas catacumbas se podía llegar directamente desde la casa de lujo de Michele Greco, concretamente desde el salón de su chalé. Se levantaba una especie de trampilla camuflada por las baldosas del piso y en seguida aparecía una escalera de piedra que conducía a la ciudad subterránea. Allí se escondieron probablemente muchos de los más de 200 afectados por la redada que desencadenaron las declaraciones de Tomasso Buscetta, a los que los carabineros no consiguieron detener porque habían puesto pies en polvorosa.En dichas galerías se ha descubierto una especie de sala de reuniones con sillas hechas de la misma roca del refugio, donde seguramente se concentraba la famosa cumbre de los 12 capos mafiosos que, según las revelaciones de Buscetta, eran quienes decidían las grandes operaciones sangrientas firmadas por la Mafia. Existen todavía tres corredores de dichas catacumbas que las fuerzas del orden no han podido inspeccionar y que podrían reservar sorpresas, como, por ejemplo, cadáveres de las víctimas de la Lupara Bianca (desaparecidos).

Se han encontrado restos aún calientes de personas que han pasado o vivido en dicha ciudad bajo tierra en los días pasados.

La operación de descubrimiento de las catacumbas de la Mafia ha podido realizarse, al parecer, gracias a las confesiones de algún nuevo arrepentido. Se ha tratado de una vasta operación con varios centenares de agentes apoyados por el grupo de paracaidistas de Bolonia y perros policía que han actuado en plena noche. Las agencias fotográficas vendían ayer las fotos de las catacumbas mafiosas a precios de oro.

Michele Greco, el rey de estas catacumbas, está huido y condenado a cadena perpetua, acusado, entre muchas otras cosas, de haber asesinado al juez Rocco Chinnici en Palermo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de febrero de 1985