ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 16 de junio de 1984
Acciones contra ETA en España y Francia

Dos 'etarras' muertos y otro detenido en un espectacular enfrentamiento con la Guardia Civil en Hernani

  • El responsable del comando, Jesús María Zabarte, uno de los terroristas más buscados por la policía
Dos presuntos miembros de la organización terrorista ETA Militar resultaron muertos en la madrugada de ayer en una espectacular operación policial que se desarrolló en la localidad guipuzcoana de Hernani. Un guardia civil fue herido de gravedad en el enfrentamiento con el comando terrorista, que estaba refugiado en una vivienda. El jefe de dicho comando, Jesús María Zabarte Arregui, se entregó a las fuerzas de seguridad, al tiempo que instaba a sus compañeros para que también se rindieran, a lo que se negaron. Zabarte Arregui, es uno de los terroristas más buscados por la policía española que le imputa un total de 12 asesinatos, la mayor parte de ellos contra miembros de las fuerzas de seguridad. Por otro lado, ayer tarde se registró un atentado con explosivos en la ciudad francesa de Biarritz, cercana a la frontera con España, en el que resultaron heridos de gravedad el dirigente histórico de ETA Tomás Pérez Revilla y el sacerdote Ramón Orbe.

El comando capitaneado por el histórico miembro de ETA Jesús María Zabarte Arregui, que la policía española había localizado y perseguía de cerca, fue desarticulado ayer en el transcurso de una aparatosa operación policial, de cuatro horas de duración, que la Guardia Civil inició de madrugada en la localidad guipuzcoana de Hernani. Resultaron muertos en el enfrentamiento dos miembros del comando y gravemente herido un guardia civil. El jefe de dicho comando, Jesús María Zabarte, fue detenido con un tiro en la pierna después de haberse producido el primer tiroteo de¡ grupo etarra con la policía, y, según unabota del Gobierno Civil de Guipúzcoa, instó a sus compañeros a que se rindieran, orden a la que éstos se negaron.

La operación policial, llevada a cabo íntegramente por unidades especiales de la Guardia Civil, comenzó a las tres de la madrugada de ayer, pocas horas después de que un miembro de dicho cuerpo fuera asesinado en el barrio donostiarra de Larratxo al estallar una bomba en su coche cuando se disponía a ponerlo en marcha. La presencia del comando estaba descubierta, e incluso la policía había hecho un requerimiento a la colaboración ciudadana para que ayudara a su localización. El atentado mortal contra el guardia civil, el primero que se producía en un mes en Guipúzcoa, fue probablemente el dispositivo que puso en marcha la operación que culminó con dos muertos calcinados en el incendio que siguió a las tres horas de tiroteo.El enfrentamiento comenzó a las 4.15 horas de ayer, al penetrar en el tercer piso de la calle de Navarra de Hernani unos guardias civiles con chalecos antibalas. A pesar de la confusión que siempre rodea a estos hechos, parece ser que el primer guardia civil que penetró en la vivienda fue el que resultó herido de bala en el abdomen y quedó en medio del fuego cruzado que se estableció entre el comando y los agentes.

En el interior del piso se encontraban sus propietarios, el matrimonio Miner-Villanueva y tres de sus cinco hijos, de corta edad, además del comando, integrado por Jesús María Zabarte, quien se encontraba en distinta habitación que sus compañeros, que resultaron muertos más tarde. Los fallecidos son: Agustín Arregui Perurena, Txurilla, y Juan Luis Elorriaga, alias Patxi, miembro liberado de ETA Militar, que fue identificado en la tarde de ayer.

Se habló ayer de la posible presencia de un cuarto miembro del comando, Jesús Oyarbide Aramburu, que se habría escapado, aunque este extremo, que pudo conocer este periódico de fuentes de toda solvencia, no pudo ser confirmado en medios policiales.

Un guardia civil, herido

Según testificó Elías Miner Villanueva, de 14 años, primogénito de la familia en cuya vivienda se produjo el enfrentamiento, cuando se encontraba durmiendo con dos hermanos pequeños en una habitación, les derribaron la puerta y les obligaron a salir manos arriba a las 4.17 horas. "Nos hemos ido con los vecinos", explicaba el muchacho, a la vez que aseguraba que les habían ordenado imperativamente marcharse del piso.

Allí se estableció un violentísimo tiroteo, en el que resultó herido el guardia civil Antonio Aguayo Giménez. Al no poder ser auxiliado por sus compañeros, se retiró al interior de una habitación y, después de esperar largo rato, optó por descolgarse por la ventana haciendo un cordel con las sábanas. Ayudado desde fuera, fue trasladado al hospital de la Cruz Roja de San Sebastián e ingresado en la UVI con tres balas en el cuerpo, una de ellas en el abdomen.

La detención de Jesús María Zabarte se produjo tras el primer tiroteo. También fueron detenidos en los primeros momentos del asalto al domicilio sospechoso los dueños del piso, el matrimonio Miner, propietarios de una tienda de comestibles en la calle Mayor de Hernani.

Permanecían, sin embargo, sin rendirse los otros dos miembros del comando. Durante esta fase de la operación, que duró dos horas, testigos presenciales afirmaron a este periódico que hubo escenas muy duras y propias de películas policiales. Al proseguir el tiroteo con gran violencia, la Guardia Civil, lanzó una granada al interior del inmueble, que produjo, según la versión oficial, una cadena de explosiones al alcanzar la granada el material explosivo con que contaba el comando en el interior de la vivienda. Se produjo un incendio instantáneo, que terminó con la vida de los miembros del comando, que quedaron carbonizados y prácticamente irreconocibles.

La operación continuó a lo largo de la mañana por parte de fuerzas policiales, que estuvieron inspeccionando, casa por casa, el barrio de Lizarraga en Hernani y otros barrios de la zona de Rentería colindante con Oyarzun.

Las reacciones ante el suceso no se dejaron esperar. El lendakari Carlos Garaikoetxea lamentaba profundamente el hecho, pero no se atrevía a calificarlo en tanto no tuviera más información. El Ayuntamiento de Hernani -presidido por un alcalde de Herri Batasuna- anunció su acuerdo de abrir una investigación; HB, por su parte, denunciaba lo que considera una "nueva táctica policial basada en el exterminio puro y simple, en lugar de proceder a detener a militantes de ETA".

Anoche se producían manifestaciones o intentos de manifestaciones en varias localidades de Guipúzcoa, que, en muchos casos, fueron disueltas por la policía. Uno de los muertos del comando, Agustín Arregui,

Hernani y había huido a Francia en diciembre de 1982.

Por otra parte, el vicepresidente del Gobierno, Alfonso Guerra, afirmó ayer que la operación de Hernani se hizo debido a que "se tenían informaciones de que existía un comando con perspectivas importantes de actuaciones criminales y peligrosas".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »
EL PAíS Edición impresa

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana