Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La media maratón popular de Moratalaz, un paso atrás

La media maratón de Moratalaz, pionera de las carreras populares en España, asestó un mal golpe a este tipo de pruebas. El domingo celebró su quinta edición. Hubo errores importantes en la distancia y en el cronometraje, se olvidaron las atenciones para los corredores y faltó imaginación a los organizadores. No es de extrañar que la inscripción fuera a menos. Esta vez salieron 1.856 personas, y llegaron 1.532.De unos años a esta parte, las carreras populares no han experimentado incremento alguno. Han surgido pruebas nuevas, se continúan celebrando ediciones de las ya creadas, pero ninguna ha logrado destacar sobre las demás, ni siquiera la maratón, que debería ser la prueba reina. Esta cayó en la apatía, porque a los organizadores se les acabó la ilusión, como ha pasado a los de otras pruebas. Las carreras siguen celebrándose, porque los corredores acuden por inercia a las convocatorias, no porque tengan alicientes para participar, que es lo que ocurre en otros países, en los que aún se desconoce hasta dónde puede llegar la participación en las carreras populares.

Consecuencias de este abandono se vieron el domingo en Moratalaz. La inscripción bajó sensiblemente con relación a años anteriores, aunque, como ya es costumbre, el porcentaje de los que llegaron a la meta fue mayor. Como las organizaciones no tienen ningún afán de superación -la excepción parece ser Canillejas-, en esta ocasión los errores fueron mayores. Al margen de que fallara la pistola de salida, y ésta se diera algunos metros más adelante, apenas hubo puestos de agua, y la distancia fue sensiblemente menor de la anunciada, pues los díecínueve kilómetros previstos se convirtieron en poco más de dieciocho. El nombre de media maratón es cada vez más impropio. Además, el cronometraje falló: al vencedor, Ramiro Matamoros, se le dio un tiempo de 50.16, y al reconocer los jueces que esto no era posible le aumentaron cinco minutos.

Tras Matamoros llegaron a la meta Francisco Fernández, Serrano, García Caro, Vicente Antón, Aranda -dieciséis años-, Rosario, Barrios, L. Fernández, Hernández, Díaz y Gallardo. La primera mujer, Elena Cobos, llegó en el puesto 302.

En la Behobia-San Sebastián, 1.200 corredores

Otra carrera popular se celebró el domingo. Fue la Behobia-San Sebastián, otra prueba ya clásica en el calendario de pruebas populares. El vencedor, Alfonso Alvarez, seguido de Yerga y Elizondo, empleó un tiempo de 1.04.39, en los veinte kilómetros del recorrido. La primera mujer fue Begoña Zúñiga, con un tiempo de 1.27. Tomaron la salida un total de 1.200 corredores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de noviembre de 1981

Más información

  • Atletismo: Errores en la distancia y en el cronometraje