El Madrileño acusó las bajas en Baracaldo

El Atlético Madrileño acusó en Baracaldo las bajas obligadas de Clemente, lesionado, y de Pedraza, Mínguez y Julio Prieto, que pasa ron al primer equipo la pasada semana. Joaquín Peiró, entrenador, hubo de recomponer todas las líneas y el filial rojiblanco se mostró en ocasiones deslavazado y sin la debida coordinación. El Baracaldo, por su parte, se mostró como un cuadro luchador y voluntarioso que supo aprovechar una de las pocas ocasiones claras de gol que creó a lo largo del partido.Pese a jugar un 4-3-3, el Madrileño apenas inquietó a la zaga local, con Braojos Y Marina excesivamente individualistas en su juego, aunque contaron con la ayuda desde atrás de Melo y Prado. La fuerza del Baracaldo y su dominio se hizo claro en la segunda parte, a raíz de conseguir a los tres minutos su gol por mediación de Carlos. Este mismo jugador contó con otra oportunidad para batir a Mejías, pero su cabezazo se estrelló en un Poste.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de marzo de 1981