Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El INI reestructurará el grupo de empresas Alvarez

El Instituto Nacional de Industria ha decidido llevar a cabo una reestructuración del grupo de empresas Alvarez (GEASA) que culmine con el mantenimiento solamente de aquellas actividades que se consideren viables.Según informa Efe, en los últimos días se han celebrado reuniones en la sede del instituto para estudiar el futuro de este grupo de empresas, llegándose a la conclusión de que la mejor salida es iniciar un proceso de reducción de actividades.

Este proceso se iniciará en breve con el cierre de algunas de las instalaciones de GEASA que se consideran obsoletas. Se intentará, sin embargo, que estos cierres afecten de la menor forma posible a los trabajadores de la empresa, para ello se pondrán en práctica planes de jubilación anticipada y otros sistemas que no contribuyan al aumento del paro en Galicia.

Las razones que han motivado esta decisión son la excesiva dispersión de las actividades de GEASA, que ha causado unos resultados negativos en los últimos años. En 1979, las pérdidas de la empresa ascendieron a más de 1.334 millones de pesetas.

El grupo de empresas Alvarez, cuya sede central se encuentra en Vigo, pasó al grupo de empresas del INI en 1976, junto con otra empresa gallega (Hijos de J. Barrera). En el tiempo en que ha estado en la órbita del instituto se han registrado pérdidas anuales, así como un gran absentismo y conflictividad.

Las actividades de GEASA se basan en productos de porcelana, loza, cristal soplado, etcétera, disponiendo de diversas instalaciones y plantas industriales en Galicia. Dentro de esta producción de menaje, la actividad más viable, según fuentes de la empresa, es la tecnología creada para hacer «calcomanías» que luego se utilizan para los dibujos de los productos que se comercializan.

De acuerdo con el balance del grupo de empresas Alvarez correspondiente a 1979, el capital social era entonces de 556,5 millones de pesetas y el inmovilizado total neto ascendía a 2.878,4 millones de pesetas. Las ventas alcanzaron los 2.717,9 millones de pesetas y las pérdidas sumaron más de 1.334 millones de pesetas.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de enero de 1981