Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Córdoba

Detenido el presunto autor del incendio de la iglesia de la Merced

La rápida confesión por parte de Miguel López Toledano, de veinte años de edad, de ser el autor del incendio que ha destruido la iglesia de la Merced, sede de la Diputación Provincial de Córdoba, en la madrugada del sábado al domingo, ha servido para contener la ola de imputaciones que venían creando un clima tenso en la ciudad en torno al suceso, que ha provocado pérdidas de incalculable cuantía.Desde primeras horas del domingo, tan pronto se conocieron los hechos, se hicieron presentes en la puerta del templo destruido conocidos militantes de ultraderecha que en los corrillos que iban formando los cordobeses que acudían a conocer los daños, dirigían acusaciones contra la izquierda con frases como Ya están quemando iglesias, Para esto sirve la democracia, Lo que hace falta es mano dura, y el clásico El Ejército al poder.

Se ha comprobado, que esta instrumentación ha sido tendenciosa, puesto que el incendio ha sido un acto aislado, sin vinculación política, y producto de una parte del resentimiento y otra de la codicia. Una nota oficial hecha pública por la oficina de información del Gobierno Civil anunciaba ayer la detención de Miguel López Toledano, natural de Villaralto, de veinte años de edad, soltero, como presunto autor del siniestro. El detenido, al que le fueron ocupadas por la policía 100.400 pesetas, producto del robo de la imprenta del propio palacio, se ha confesado autor de los hechos. «De las declaraciones del detenido -dice la nota del Gobierno Civil- se desprende que él mismo había tomado parte en la oposición para proveer en propiedad vacantes de cuidadores del centro de educación especial, dependiente de la Diputación, en las que no había obtenido plaza.»

Hemos podido averiguar que el autor del hecho había sido alumno del citado centro especial y que su madre está interna en el hospital psiquiátrico. Nos han descrito a Miguel López como un joven solitario que vive sin compañías en una modesta pensión, y que con anterioridad había oficiado de monaguillo en la propia iglesia por el destruida. Igualmente se ha podido saber que ante la no superación de las oposiciones profirió amenazas de llevar a cabo el acto que en definitiva materializó. Puesto en conocimiento de la policía, por la propia Diputación, este dato ha servido para su rápida detención, y aunque negó en principio su participación, al no poder aportar coartadas para la madrugada del domingo y descubrírsele casi íntegro el dinero robado, se decidió a confesar su implicación en el suceso.

En cuanto a las pérdidas ocasionadas por el incendio de la iglesia de la Merced son incalculables. Sólo se ha podido salvar por los bomberos un cristo del siglo XIV. El coro el valiosísimo órgano, el altar y en especial el retablo barroco, obra de Gómez de Sandoval, de quien eran también algunas destacadas obras de imaginería que han sido consumidas totalmente por el fuego. El montante de los daños, aun siendo incalculable, ya que ha sido destruida quizá la muestra más representativa del barroco andaluz, se cifra, sólo en cuanto a la materialidad de ellas, en varios cientos de millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 1978