‘Operación Sálvame Deluxe’: el caso del policía que pasaba información a un paparazi

EL PAÍS publica las declaraciones judiciales de los dos principales implicados, un agente y un periodista de Telecinco

El periodista Gustavo González y el policía Ángel Jesús Fernández Hita, en una imagen del sumario policial.Vídeo: BELÉN FERNÁNDEZ, LUISMA MANUEL RIVAS, EDU ORTIZ

Bajo el nombre oficial de Operación Luna, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía Nacional inició en abril de 2017 una investigación sobre información confidencial que se divulgaba en el programa Sálvame de Telecinco. Unas pesquisas que después se han bautizado popularmente como Operación Deluxe. Según el sumario, un agente facilitó información privada de las bases de datos policiales a Gustavo González, un periodista colaborador del programa.

El vídeo que acompaña a esta pieza incluye las declaraciones ante el juez de los dos principales acusados, el mencionado Gustavo González, y el policía, Ángel Jesús Fernández Hita. EL PAÍS ha tenido acceso al sumario de la investigación policial, que se ha prolongado durante casi cinco años. El agente, ya jubilado, se negó a declarar, mientras que el reportero defendió ante el magistrado el uso de su fuente para contrastar información comprometida de gente famosa que acudía al espacio televisivo.

Las pesquisas judiciales, que se encuentran en su fase final, se centraron en supuestos delitos de cohecho y de revelación de secretos. Según fuentes jurídicas, tras no encontrar pruebas de que Hita cobrase por pasar datos al resto de implicados, el juez acota ahora la causa a la revelación de secretos.

J. J. Gálvez, redactor especialista en tribunales de EL PAÍS, plantea en el vídeo varias reflexiones en torno a este caso. ¿Hasta dónde llega el conflicto entre la difusión de datos confidenciales y la libertad de información de personajes públicos? ¿Hasta qué punto el periodista puede o tiene la obligación de controlar el método con el que su fuente ha obtenido la información?

La investigación policial comenzó en abril de 2017, cuando agentes de Asuntos Internos observaron que en Sálvame la colaboradora Mila Ximénez, ya fallecida, desvelaba datos de un atestado policial de la detención de José Fernando Ortega, hijo del torero José Ortega Cano y de la cantante Rocío Jurado. Al cotejar la información difundida con el atestado original, los policías comprobaron que ambos coincidían. Fue el inicio de la operación, que condujo hasta un agente que filtraba esos datos a los colaboradores del programa.

Entre los afectados en el caso se encuentran también, según el sumario, los cantantes Omar Montes, Àlex Casademunt —fallecido en 2021— e Isabel Pantoja; el exfutbolista Alfredo Di Stefano; o concursantes de programas de telerrealidad como Gran Hermano.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS