Tres formas de generar energía limpia en casa

Autoabastecerse en el hogar con energías renovables ya no es solo cosa de chalés o casas: cada vez más pisos optan por estas soluciones. Explicamos tres modelos para cualquier tipo de vivienda y su traducción en ahorro y revalorización

Una tarde, Gabriel, de nueve años, llegó del colegio con una misión. “Papá, mañana es el Día del Medioambiente y la profesora nos ha dicho que apaguemos todas las luces durante una hora para luchar contra el cambio climático”, le comentó a Manuel Couceiro, su padre. Couceiro pensó que era el momento de explicarle algo a su hijo. “Si tú quieres, lo hacemos, pero que sepas que nuestra casa no consume otra electricidad que la que producimos nosotros con la ayuda del sol, y sin contaminar nada”. Couceiro se refería así a los paneles solares fotovoltaicos que tienen instalados en el tejado del pareado que la familia habita en Sevilla, y que sirven tanto para iluminarse como para ver la tele o preparar una pizza en el horno. Un ejemplo de energía fotovoltaica que, junto a la aerotérmica y a la geotérmica, suponen hoy un atractivo y accesible revulsivo a la hora de plantearse qué energía escoger para autoabastecerse.

Los casos de familias que recurren a energías renovables para el autoconsumo más allá del tipo de vivienda empiezan a ser cada vez más comunes pero todavía son minoritarios en España, como demuestran los últimos datos existentes (de 2017) sobre la distribución de la demanda energética de los hogares españoles: los combustibles fósiles como el gas o el petróleo siguen siendo las principales energías utilizadas, casi el 80%.

Distribución de la demanda energética de los hogares españoles

La principal razón para que el sector residencial aún no dependa en mayor medida de fuentes de energía renovables para su consumo es, fundamentalmente, el desconocimiento generalizado, que lleva a pensar frecuentemente en que “son soluciones caras y exclusivas para viviendas unifamiliares”, según Javier Sánchez, profesor del máster en Gestión Ambiental y Energética en las Organizaciones de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y miembro del grupo de investigación Industria, Energía y Sostenibilidad de la misma institución. “Pero las instalaciones de energía solar fotovoltaica, por ejemplo, se han abaratado mucho en los últimos años”.

A favor del abaratamiento también juegan las disposiciones legales. El mundo camina hacia una economía descarbonizada en respuesta a los efectos del cambio climático. Para ello, se han establecido objetivos a medio y largo plazo. En la Unión Europea, la meta para 2030 es reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero –con respecto a los niveles de 1990– y un 80% para 2050. España ha traspuesto estos objetivos en la Ley de Cambio Climático con una apuesta clara por las energías renovables que impulsará, entre otras acciones, la concesión de ayudas económicas para la instalación de sistemas energéticos limpios en los hogares.

Placas fotovoltaicas en las paredes

Otro paso de gigante para lograr un mayor consumo casero de las renovables es el desarrollo tecnológico. La innovación ha hecho posible, en el caso de la energía solar, “reducir el tamaño de las placas fotovoltaicas, garantizando la misma potencia o mayor; ahora se pueden instalar también en un tejado plano o en una pared, en vertical”, añade Javier Sánchez.

Actualmente existen diferentes opciones para el autoconsumo de energía en cualquier tipo de hogar. Se puede llegar a la instalación individual en edificios comunitarios. “En el caso de los paneles solares fotovoltaicos se pueden instalar sobre las ventanas, a modo de toldo, y producen electricidad solo para esa vivienda”, pone de ejemplo Pilar Pérez Goas, responsable de Energías Renovables de Leroy Merlin.

ENERGÍA FOTOVOLTAICA

Funcionamiento, coste y ahorro de la energía fotovoltaica en un piso de 90 m² (*)

En qué consisteEs la energía derivada de la radiación solar. Los paneles fotovoltaicos están compuestos por células que captan esa radiación y la transforman en energía eléctrica de corriente continua. Se pueden instalar en superficies horizontales, como tejados, pero también verticales, como paredes.

CostePara un piso de 90 m2 se podrían instalar cuatro paneles solares fotovoltaicos. La instalación de un equipo de gama media en fachada sobre las ventanas (con una potencia total de 1,5 kWp) costaría 3.500 euros.

AhorroLa factura eléctrica anual de un piso de 90 m2 es de unos 1.500 euros. Los paneles solares producirían el 57% de los 4.500 kWh que consume una vivienda de este tipo por lo que el ahorro anual sería de 850 euros. La reducción del cálculo de emisiones de CO2 se realiza a partir de detalles variables como la orientación de la casa, el tipo de aislamiento, zona geográfica…

Los paneles deben estar siempre dirigidos hacia el sur y no tener ningún otro edificio o elemento que les haga sombra. Durante el día se utiliza la electricidad gratis generada por el sistema de energía solar fotovoltaica y, por la noche, se puede recurrir a la electricidad suministrada por la compañía contratada. Otra opción es incorporar unas baterías al equipo y almacenar energía para ser utilizada en cualquier otro momento, sin necesidad de recurrir a la de la empresa eléctrica. La energía solar fotovoltaica tiene además una modalidad de autoconsumo con excedentes que permite volcar la electricidad generada y no consumida en el momento a la red de la empresa distribuidora. A cambio, la compañía compensa el valor de esa energía en la siguiente factura.

El beneficio medioambiental fue una de las razones que llevaron a Manuel Couceiro a instalar sus paneles solares fotovoltaicos en 2019, pero también hubo una motivación económica. Según sus cálculos, en 2024 los habrá amortizado y, mientras, “no tengo que preocuparme de subidas del precio de la electricidad”, cuenta este ingeniero de telecomunicaciones, de 49 años.

Aerotermia para calentar toda la casa

Una de las soluciones de energía renovable que revolucionará en los próximos años la forma en la que acondicionamos térmicamente nuestros hogares es la aerotermia. ¿Cómo funciona?

Funcionamiento, coste y ahorro de la energía aerotérmica en un piso de 120 m² (*)

En qué consisteEs la energía procedente del aire. Un equipo de aerotermia funciona de manera similar a un aire acondicionado. Cuenta con dos unidades, una en el exterior de la vivienda y otra en el interior. La de fuera es una bomba de calor de alto rendimiento que extrae la energía contenida en el aire exterior.

Esta energía calienta o enfría el agua del acumulador (el aparato interior) para distribuirla por las tuberías a los distintos grifos y a través de los fancoils, pequeños aparatos que emiten aire frío o caliente según las necesidades de refrigeración de cada estancia. Para que el proceso del aparato exterior al interior funcione se necesita electricidad.

CosteUna instalación de aerotermia para un piso de 120 m2 con un sistema de distribución de fancoils (pequeños aparatos que emiten aire frío o caliente a partir del agua que recorre su interior) 7.500 euros.

AhorroCon una caldera de combustible, la misma vivienda necesita 5,73 kW térmicos para generar agua caliente para los grifos y para el sistema de calefacción, mientras que con un equipo de aerotermia solo se requiere 1,5 kW de potencia eléctrica. Esto se traduce en un ahorro energético de hasta el 82% (11.583 kWh) y económico de 200 euros anuales, y una reducción del 80% de CO2 al año.

Esta solución es idónea para un piso. Como explica Pilar Pérez Goas: “El dispositivo exterior se puede colgar de una ventana o balcón, o colocar en una azotea si nos lo permite la comunidad de vecinos, mientras que el interior se puede disimular dentro de un mueble o detrás de una puerta”.

El tamaño de los aparatos aerotérmicos dependerá de la potencia que necesite la vivienda que, a su vez, viene determinada por los metros cuadrados, el número de habitantes y el tipo de aislamiento que tenga. “Ese es el primer paso para mejorar la eficiencia energética de nuestra casa. Cuanto mejor aislada esté, menor será el consumo de energía”, dice la responsable de Energías Renovables de Leroy Merlin, que recuerda que un equipo aerotérmico es mucho más eficiente que una caldera de combustible, pero sigue necesitando electricidad para funcionar. Por eso, es recomendable combinarla con sistemas de energía solar fotovoltaica.

Además, y como señala Pérez Goas, a diferencia de los sistemas de energía solar, más idóneos para lugares con altos niveles de radiación, el factor geográfico no es determinante en la aerotermia. Pérez Goas destaca de hecho la proliferación de este sistema de energía limpia en países del norte de Europa.

Energía de la tierra, del bajo al octavo

Otra solución con altos niveles de eficiencia e instalable en cualquier climatología es la geotermia, por la que se extrae la energía de la tierra.

Funcionamiento, coste y ahorro de la energía geotérmica en una casa o chalé (*)

En qué consisteLa geotermia produce energía a partir del calor del subsuelo, por lo que se necesita perforar bajo la vivienda. Se entierran unos captadores de energía que extraen el calor bajo el terreno y una bomba instalada en el interior del inmueble lo transmite al interior convertido en agua caliente a través del suelo radiante o bien hasta los fancoils (pequeños aparatos que emiten aire frío o caliente a partir del agua que recorre su interior) o a los distintos grifos.

En verano, es la casa la que cede calor al terreno a través de ese mismo circuito, invirtiendo el ciclo. Para que el proceso funcione necesita electricidad. Sin embargo, es de los sistemas energéticos más eficientes: solo consume un cuarto de la energía que produce.

CosteUn proyecto de geotermia para vivienda unifamiliar de 450 m2 con suelo radiante (red de tuberías bajo el pavimento por donde circula el agua) cuesta unos 35.000 euros.

AhorroPara la misma casa se calcula una demanda térmica de 100 kW térmicos para generar agua caliente para los grifos y para el sistema de calefacción. Con un equipo de geotermia que requiere solo 25 kW de potencia eléctrica se satisface la demanda de 100 kW. Esto supone un ahorro energético anual de 15.000 kWh (50% si el sistema anterior fuese una caldera de gasóil y un 21% si fuese caldera de gas). Ahorro económico total: 450 euros al año. Reducción de emisiones: 9.700 kg de CO2 al año.


Este sistema requiere de una mayor inversión inicial que la aerotermia; sin embargo, no necesita una unidad exterior y reduce considerablemente el consumo de electricidad. “A partir de 20 metros de profundidad la temperatura se mantiene constante, a unos 10 grados, por lo que el equipo funciona siempre a una misma potencia”, explica Javier Sánchez como experto en gestión energética.

La geotermia se recomienda para casas unifamiliares o bloques de vecinos de nueva construcción, aunque para la instalación de cualquier sistema de energía renovable se necesita un estudio previo elaborado por técnicos especializados que determine la solución más óptima para cada vivienda.


La eficiencia energética de las viviendas ha comenzado a revalorizar su precio en mercados como los de Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga, según fuentes de Idealista

Del Pozo explica que la mejora de la eficiencia energética de las viviendas ha comenzado también a revalorizar el precio de los inmuebles. “Ya se nota en ciertos mercados inmobiliarios como el de Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga” especifica. “Una alta eficiencia energética asegura un ahorro en facturas, por lo que no es raro pensar que los posibles compradores o arrendatarios vayan a preferir una vivienda eficiente que otra que no lo es”, detalla.

Instalar sistemas de energías limpias en el hogar es una inversión para la que se necesita contar con cierta información, explica Del Pozo, como el coste de la instalación, la potencia a instalar, el ahorro energético y económico, el periodo de amortización, etcétera. Para ello, la plataforma inmobiliaria ha creado la herramienta Idealista Energy que permite simular la instalación de placas fotovoltaicas en edificios comunitarios, “donde el gasto de su instalación sería compartido entre vecinos”, y en viviendas unifamiliares, “para así poder tomar mejores decisiones”, concluye.


CRÉDITOS

  • Coordinación editorial: Francis Pachá
  • Redacción: Marta Villena
  • Coordinación diseño: Rodolfo Mata
  • Ilustración y Diseño: María José Durán
  • Maquetación: Belén Polo