Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE se abstendrá en el CETA y no votará en contra para demostrar que apoya el comercio multilateral

Los sindicatos y Sánchez inician una nueva relación "con vocación de futuro"

Pedro Sánchez junto a Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Pepe Álvarez (UGT).

Los diputados socialistas se abstendrán el jueves en el congreso en la votación para ratificar en España el tratado comercial con Canadá, conocido como CETA. "Se trata de una abstención razonada", ha explicado Manuel Escudero, responsable económico de la nueva ejecutiva socialista. Con esta posición, pretenden demostrar que el PSOE es un "acérrimo defensor" del comercio multilateral y de la globalización -con reglas-, pero también quieren demostrar que ese tratado tiene aspectos negativos. Además, "es un serio aviso de que los socialdemócratas españoles" van a defender nuevos principios que rijan la globalización y los tratados de comercio bilaterales o multilaterales. Escudero ha reconocido que Canadá es un país con el que hay que llegar a pactos.

Este ha sido uno de los temas tratados en la reunión de la ejecutiva del PSOE, que ha estado precedida de un encuentro de trabajo con las ejecutivas de los sindicatos CC OO y UGT. En ella se han constatado que las tres organizaciones comparten el mismo diagnóstico de la situación socioeconómica y por tanto "la misma agenda", según han reconocido todos los portavoces a la salida. La reunión ha demostrado que todas las partes quieren que la relación tenga "vocación de futuro". "Compartimos el diagnóstico de los problemas y hay coincidencia en el camino para resolverlos al tener muchos puntos en común en la agenda social y democrática", ha señalado Óscar Puente, portavoz socialista.

Sobre el CETA, los dos portavoces sindicales, Fernando Lezcano (CC OO) y Cristina Antoñanzas (UGT) se han limitado a recordar que su oposición al acuerdo comercial es antigua y que si ellos tuvieran la posibilidad de votar, lo harían en contra. Pero "los sindicatos no están en el parlamento", ha apuntado Lezcano.

El CETA "es un buen acuerdo para España"

ÁLVARO SÁNCHEZ | BRUSELAS

Si la semana pasada fue el comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, el que explicó a Pedro Sánchez las bondades del tratado comercial con Canadá, este lunes ha sido la titular de Comercio, Cecilia Malmström la que ha defendido los beneficios del pacto. "Creo que es un buen acuerdo para España, y ha sido uno de los países que más lo han apoyado", ha afirmado.

El acuerdo con Canadá protege 150 denominaciones de origen europeas, entre ellas 24 españolas. La comisaria ha mencionado los numerosos ámbitos en los que la UE mantiene un buen entendimiento con el país norteamericano. "Canadá es un amigo progresista, con un Gobierno amigo que quiere trabajar con nosotros en temas como el desarrollo sostenible, los derechos de los trabajadores y el acuerdo del clima".

A la salida, ambos sindicalistas, han afirmado que a partir de ahora las tres organizaciones trabajarán sobre cinco ejes, aunque no han establecido ningún mecanismo estable de colaboración. Todas las partes recalcaron la autonomía de cada uno de las organizaciones: "Si hubiéramos establecido un mecanismo estable, alguien diría que ha nacido un frente popular con los sindicatos para no se sabe qué y eso es absurdo", ha zanjado Lezcano.

Aún así, se aprecia un cambio sustancial en el PSOE. En los documentos de la candidatura de Pedro Sánchez, se habla de los sindicatos en el apartado de "alianza estratégica". Lo que indica un deseo de afianzar la relación con las centrales de trabajadores. En la anterior etapa, con la gestora al frente, hubo una crisis por el acuerdo del Gobierno y del PSOE sobre la subida del salario mínimo sin que los sindicatos participaran en la negociación.

Esos cinco ejes de colaboración entre las tres organizaciones son rescate a las personas jóvenes, pensiones y Pacto de Toledo, Igualdad de género, protección social (deterioro del seguro de desempleo) y calidad democrática (en referencia, sobre todo, a la derogación del artículo 315.3 del código penal que ha servido para procesar a unos 300 sindicalistas en los últimos años).

La intención de Pedro Sánchez, según ha explicado Puente, es tratar varios de estos puntos en las reuniones que mantendrá este martes y el próximo miércoles con Pablo Iglesias, líder Podemos, y Albert Rivera, máximo responsable de Ciudadanos. "Esperamos empezar a tener alianzas para sacar adelante muchos temas sociales", ha declarado el socialista, en referencia a lo tratado tanto con los sindicatos como lo que quieren trasladar a esos dos partidos, "fuerzas del cambio", en la terminología de Pedro Sánchez.

De la reunión de este lunes, se puede concluir que hay un "antes y un después" en la relación entre el PSOE y los sindicatos mayoritarios. Sin embargo, han emplazado a dentro de un año para constatar que se cumplen las expectativas abiertas. "Pregúntenme dentro de un año", ha respondido Antoñanzas, vicesecretaria general de UGT, cuando le han preguntado por si se inauguraba una nueva etapa.

Más información