Aznar cambia el discurso y se ofrece a Rajoy para un acuerdo de Gobierno

El expresidente felicita al PP y se muestra dispuesto a ayudar en las negociaciones

José María Aznar, este lunes.Foto: atlas | Vídeo: SANTI BURGOS / ATLAS

"Lo primero es felicitar al partido ganador. El PP ha demostrado una gran solidez y merece mi elogio". Hacía mucho tiempo que José María Aznar no felicitaba a su partido. El expresidente lo ha hecho este lunes al inaugurar los cursos de verano de Faes que, al contrario que otros años, no  contarán con la presencia de Mariano Rajoy. Al día siguiente de las elecciones del pasado diciembre, Aznar acudió por sorpresa al comité ejecutivo nacional del PP para reclamar un congreso abierto que eligiera al nuevo líder. Hoy, en su discurso en San Lorenzo del Escorial, el expresidente ha felicitado al partido por la victoria de ayer y se ha ofrecido a Rajoy para que las negociaciones para formar Gobierno "se puedan concretar lo más rápido posible".

Más información
El PP resurge en sus feudos pese a la corrupción
Rajoy se ve refrendado tras la clara victoria del PP en votos y escaños
Rajoy no descarta ningún pacto, pero su prioridad sigue siendo el PSOE

"Es una buena noticia que el PSOE siga siendo el segundo partido y que el sorpasso no se haya producido", ha valorado Aznar. Ahora, "España necesita encontrar una fórmula de gobernabilidad y todo eso requerirá acuerdos, negociaciones, altura de miras y generosidad. Deseo que Rajoy, en las conversaciones que tenga para formar Gobierno, tenga éxito y manifiesto mi apoyo". 

El expresidente del Gobierno, no obstante, ha recuperado un viejo reproche: la renuncia a la ideología. "Devolver el crédito a la política española es volver a la gran política, a una política inspirada por las más altas ideas. Si jugamos a menospreciar el poder de las ideas, o a creer que es posible hacer política sin ellas, tendremos que asumir las consecuencias".

"Inermes intelectualmente"

Aznar ha denunciado la "pérdida de tensión ideológica". "Ahora que el sistema se resiente y los populismos emergen nos encontramos inermes intelectualmente para defender el valor y fundamento de nuestras democracias. No se trata de quedarnos a vivir en la nostalgia melancólica de las situaciones pasadas. Lo difícil es hacer lo que tenemos que hacer". "El florecimiento de discursos populistas y nacionalistas y el éxito electoral de los partidos que los defienden debería servirnos de advertencia. Los viejos demonios de la política europea siguen vivos, se esconden detrás de sofisticados lenguajes y se alimentan de la desafección que ha dejado la crisis económica, política y social", ha opinado.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El expresidente ha recordado que "la política está bajo sospecha" y en muchos casos, "condenada", y ha insistido en que la mejor manera de devolverle el crédito es "no menospreciar el poder de las ideas".

Preguntado por las declaraciones de Aznar, Rajoy ha negado que hubiese habido "fricciones" entre ellos, pese a que en todas sus intervenciones hasta hoy, el expresidente he ha dedicado reproches: desde la falta de disciplina para cumplir el déficit hasta su liderazgo.  

Sobre la firma

Natalia Junquera

Reportera de la sección de España desde 2006. Los jueves publica una columna en Madrid, Kilómetro cero. Durante la semana comenta las redes sociales en Anatomía de Twitter y realiza entrevistas para la serie Conversaciones a la contra. Especialista en memoria histórica, ha escrito dos libros, Valientes y Vidas Robadas (Aguilar).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS