ANÁLISIS
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

Mensajes y soberanía ciudadana

Algunos nunca se bajaron de la moto electoral el 20 de diciembre y llevan cinco meses de precampaña

A 27 días de las elecciones generales (no es una segunda vuelta, no insistan), los principales líderes políticos han saturado el ambiente con mensajes de todo tipo. Algunos nunca se bajaron de la moto electoral el 20 de diciembre y llevan cinco meses de precampaña. El problema es que muchas veces no se sabe muy bien a quién van dirigidos esos mensajes: ¿a los votantes? ¿A los militantes? ¿A los competidores? ¿A los compañeros de partido?

Más información
Rajoy azuza el miedo a Podemos, “un disolvente de todo lo bueno”
Rajoy: “Una pandilla que llega al Gobierno a aprender sale muy caro”
Pedro Sánchez: “No entiendo de dónde saca Iglesias tanto odio y rencor contra el PSOE”

La semana pasada, dentro de los actos conmemorativos del 40º aniversario de EL PAÍS, se celebró la feria Retina, sobre innovación tecnológica. Una de las conclusiones de esos encuentros fue que la soberanía del consumidor está cambiando la forma de actuar de las empresas e instituciones. Si trasladamos esa conclusión a la vida política, los nuevos tiempos han acentuado la soberanía de los ciudadanos y eso debería hacer cambiar los usos y costumbres de los partidos políticos.

Lo explicaba muy bien Moisés Naím en su libro El fin del poder (2013). “El poder está cambiando de manos”, decía. “De grandes ejércitos disciplinados a caóticas bandas de insurgentes; de gigantescas corporaciones a ágiles emprendedores; de los palacios a las plazas públicas”.

Los que mejor han entendido el mensaje son los dos partidos nuevos, Podemos y Ciudadanos, que han conseguido crecer en poco tiempo gracias a su enfoque directo hacia el votante. Saben lo que piden los ciudadanos y se lo ofrecen, aunque en el caso de Podemos ofrezcan una cosa y la contraria para ampliar la base electoral. Eso se llama ahora una oferta transversal.

Por el contrario, el PP y el PSOE mantienen todavía tics de la vieja política, que les alejan de lo que piden los electores: soluciones a sus problemas. Cuando Mariano Rajoy o Pedro Sánchez hablan de quiénes son sus enemigos políticos o con quién no van a pactar, se están olvidando de los ciudadanos, en su obsesión por lanzar mensajes a sus afiliados. Y eso no suma, porque los militantes siempre te van a votar.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El miércoles, sin embargo, me llevé una sorpresa positiva con la propuesta del PSOE de crear una tasa para financiar las pensiones. Sin entrar en la operativa de ese impuesto, lo importante es que los socialistas han enviado un mensaje a los 8,5 millones de pensionistas-votantes, que están preocupados por su futuro. Ese es el camino para recuperar la confianza de los electores perdidos por el PP y el PSOE: acercarse a los problemas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS