Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sucesos

Dos ciclistas mueren en León al cruzar un canal de trasvase prohibido

Los deportistas, de 64 y 32 años, se metieron por el conducto restringido y fallecieron ahogados

Canal subterráneo que hace el trasvase del río Curueño al embalse del Porma, en León.
Canal subterráneo que hace el trasvase del río Curueño al embalse del Porma, en León. EFE

Dos ciclistas asturianos de 64 y 32 años fallecieron el pasado sábado ahogados en el canal de trasvase del río Curueño al pantano del Porma, en el norte de León. Los deportistas accedieron supuestamente al conducto prohibido, de cinco kilómetros de longitud y unos tres metros de diámetro, para atajar en su ruta entre las localidades de Tolibia de Abajo y Rucayo, pertenecientes a dos valles distintos.

Cuando comenzaron su recorrido, tras superar la valla de la Confederación Hidrográfica del Duero que prohíbe el paso al canal, en el conducto había apenas un palmo de agua, pero a medida que avanzaban el caudal fue creciendo hasta alcanzar los dos metros, probablemente como consecuencia de las lluvias caídas en los últimos días en la zona.

Sus familiares dieron aviso de la desaparición el sábado, cuando ambos ciclistas no regresaron a casa. Desde ese momento, el Grupo de Rescate e Intervención en montaña (Greim) de la Guardia Civil se hizo cargo de la búsqueda. Los agentes localizaron el domingo, pasadas las 19.00 horas, los cuerpos sin vida de los desparecidos dentro del canal, a unos 500 metros de la salida, según fuentes de la Subdelegación del Gobierno. Previamente habían visto una de las bicicletas a la salida del trasvase desde el helicóptero de rescate.

Al parecer, cruzar el canal es una práctica habitual entre los ciclistas para acceder del valle del Curueño al del Porma, pese a que el canal se encuentra vallado por ser una zona restringida. El trayecto por carretera es de casi 37 kilómetros (mirar mapa) frente a los escasos siete del canal.