Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos se enfrentan por la cuestión territorial en el debate a 9

Los nacionalistas piden votar ante la oposición del resto salvo Podemos e Izquierda Unida

Los representantes de nueve partidos durante el debate Ampliar foto
Los representantes de nueve partidos durante el debate, este lunes. EFE

La cuestión territorial ha enfrentado a los partidos que han participado en el debate a nueve celebrado esta noche en TVE, el más plural de la campaña y el primero en el que han estado presentes las formaciones nacionalistas y los líderes de los partidos minoritarios IU y UPyD. El PNV y Democràcia i Llibertat han alertado contra la recentralización del Estado y han reclamado que tanto Cataluña como el País Vasco se sienten naciones y quieren decidir su encaje en España, mientras el PP, Ciudadanos, el PSOE y UPyD se posicionaban en contra de celebrar consultas en esas comunidades. Podemos y Unidad Popular- Izquierda Unida han defendido juntos el derecho a decidir, y Unió su propuesta intermedia de añadir una disposición adicional en la Constitución sobre Cataluña.

El formato, con nueve participantes, ahogaba el debate y no se han producido grandes rifirrafes ni momentos broncos, más allá de los reproches al PP por la corrupción —el representante del PSOE, Antonio Hernando, ha mostrado un sobre emulando los de Bárcenas— y a la candidata de Ciudadanos por la propuesta de este partido de eliminar las agravantes por violencia de género.

"¿Por qué no podemos construir este sueño?", ha pedido el candidato de Democràcia i Llibertat, Miguel Puig, número cinco por Barcelona de la coalición nacionalista con la que concurre CDC, que se ha presentado como el representante de los "dos milllones de personas que votaron a favor de la independencia en Cataluña". El dirigente nacionalista ha asegurado que su formación pretende una secesión "cordial, negociada" y ha sostenido que "un día España no tendrá otro remedio que esto se decida en las urnas". "Esto se hunde", ha llegado a decir. Aitor Esteban, cabeza de lista del PNV para el 20-D ha hablado de "desvertebración de España" porque "hay dos naciones que se sienten como tales: País Vasco y Cataluña", y que quieren una "relación bilateral con el Estado".

El resto de formaciones, salvo Podemos e Izquierda Unida, se han posicionado en contra de las aspiraciones nacionalistas. El PP ha reivindicado la Constitución "como la mejor garantía para preservar la unidad de España", en palabras de Pablo Casado, y ha reconocido que se ha "quedado solo" en la defensa de la ley fundamental como única y válida solución para afrontar el encaje territorial de las comunidades con tensiones secesionistas. Los socialistas también ha rechazado el referéndum en esas regiones: "No estamos a favor de un referéndum, porque es el fracaso del acuerdo", ha dicho Hernando. "Mi partido jamás se posicionará a favor de un referéndum ni en Cataluña ni en el País Vasco", ha zanjado la candidata de Ciudadanos, Marta Rivera.

Andrés Herzog (UPyD) ha sido el único en pedir la recentralización de competencias en sanidad y educación, y en tachar de "privilegio" el concierto económico vasco. El régimen especial vasco ha provocado un pequeño enfrentamiento entre el representante del PNV y el nacionalista catalán, cuando Aitor Esteban le ha lanzado un dardo a su colega catalán: "Yo no tengo la culpa de que no lo quisierais en la Transición, pero no tengo inconveniente de que lo tengáis". "Hombre, gracias", respondió irónico el candidato de Democracia i Llibertad, Miguel Puig, que ha reconocido después: "Nosotros nos hemos hecho independentistas por el fracaso de no tener un concierto económico".

La corrupción ha centrado reproches al PP, especialmente duros de parte del PSOE y de Podemos. "Rajoy tenía que haber dimitido hace dos años", le ha espetado a Pablo Casado el portavoz socialista Antonio Hernando. "En España ha habido un secuestro de la democracia. Los privilegiados se han comprado partidos políticos", ha criticado Íñigo Errejón, número dos del partido emergente, mientras Alberto Garzón, de IU- Unidad Popular, ha censurado que "mandan quienes no se presentan a las elecciones". UPyD, formación que ha hecho bandera de la lucha contra la corrupción, ha aprovechado para lanzar un reproche a los emergentes: "Les invito a que hagan algo contra la corrupción", se ha quejado. Pablo Casado se ha defendido diciendo que el PP ha pedido perdón por lo que hizo "aquella persona", en referencia a Luis Bárcenas, le expulsó y ha legislado para impedir prácticas corruptas.

La economía también ha puesto a todos de acuerdo contra el partido en el Gobierno, y las formaciones han coincidido en criticar la precariedad del empleo y la falsa recuperación económica. "El relato de recuperación económica es la de un país fantasioso, de no pisar la tierra", ha lamentado Alberto Garzón, de IU-UP. "En España el dinero ha cambiado de manos, los que más tienen han acumulado más que nunca en la historia de España, porque han tenido un Gobierno a su servicio", ha añadido Errejón. Hernando (PSOE) ha cargado contra el modelo de contrato único de Ciudadanos y UPyD, a quienes ha llamado "las derechas", ante lo que la representante del partido de Rivera le ha contestado con una crítica al bipartidismo: "Su modelo ha fracasado, déjennos intentarlo a nosotros".

En el bloque de políticas sociales, la candidata de Ciudadanos ha defendido su propuesta de quitar la agravante penal por violencia de género, lo que viene a cuestionar la esencia de toda la ley. "Es tan grave que un niño vea cómo su padre mata a su madre, que que un niño vea como su madre mata a su padre", ha afirmado Marta Rivera. Hernando (PSOE), que ha comenzado el debate recordando a las dos víctimas de violencia machista de este miércoles, le ha contestado con vehemencia: "Si ustedes no son conscientes de que las mujeres mueren por su condición, es que no han entendido nada". "La violencia machista es machista por un sistema patriarcal", ha añadido Garzón (IU).

El de hoy ha sido el único debate de la campaña en el que han podido participar los cabezas de lista de Izquierda Unida- Unidad Popular, Alberto Garzón, y de UPyD, Andrés Herzog, que se han quejado, además, de que el resto de formaciones -incluidas las emergentes, Podemos y Ciudadanos-, no hayan enviado a sus números uno. En el debate, de hecho, solo han participado tres cabezas de lista: además de Garzón y Herzog, Aitor Esteban, del PNV. Han sido invitados los partidos con grupo parlamentario en el Congreso (PP, PSOE, Izquierda Unida, UPyD, PNV, CiU (aunque dividido en Democràcia i Llibertat y Unió, tras su ruptura) y los dos emergentes, Podemos y Cuidadanos.

Moderado por el periodista Julio Somoano, el debate ha estado estructurado en tres bloques: economía y empleo, políticas sociales y regeneración y modelo de Estado.

La celebración de los debates electorales está generando controversia esta campaña, la primera en la historia de la democracia en España en la que se están celebrando cara a cara de más de dos candidatos. Los debates a tres o a cuatro, además, se producen con los cabezas de lista de dos fuerzas políticas que aún no tienen representación parlamentaria, Podemos y Ciudadanos, por lo que la polémica es mayor, al dejar fuera a fuerzas que sí tienen presencia en el Parlamento.

El resto de fuerzas excluidas en los debates, fundamentalmente Izquierda Unida- Unidad Popular y UPyD, pero también otras como los regionales, están batallando en la Junta Electoral Central —el organismo que regula la administración electoral— por su presencia en los cara a cara. La emisión de este debate "a nueve", de hecho, se ha emitido finalmente en horario de máxima audiencia tras una queja del partido de Rosa Díez. TVE había decidido difundirlo a las 00.15, después del programa de entrevistas del cantante Bertín Osborne.

La Junta decretó la semana pasada, también, que Atresmedia debía compensar a IU y UPyD con otro debate o un programa informativo específico por exlcluirles. Las dos formaciones, sin embargo, recurrieron el lunes de nuevo ante la Junta por no estar conformes con la compensación ofrecida por Atresmedia, que no se ha difundido.

Las televisiones, también las privadas, están sujetas al respeto a los principios de pluralidad y proporcionalidad en las informaciones electorales. No así los medios de prensa, según las instrucciones emitidas por la Junta Electoral Central, que desestimó la queja de UPyD contra EL PAÍS por el debate digital.

Más información