Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La necesidad de una coalición se acentúa cerca de las elecciones

El PP ganaría las elecciones, según el CIS, sube el PSOE y Podemos baja ligeramente

La necesidad de una coalición se acentúa cerca de las elecciones

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de julio y publicado ayer refleja la necesidad de una coalición de Gobierno cuando se acercan las elecciones generales. Según el estudio, que marca el estado de opinión tras los comicios municipales y autonómicos del 24-M, el PP ganaría con un 28,2%, un porcentaje de apoyos que no le permitiría gobernar en solitario. El PSOE (24,9%) se mantiene con tendencia al alza y Podemos y Ciudadanos, las dos formaciones que han revolucionado el mapa político, bajan ligeramente. En este contexto, los electores se decantan preferentemente por una alianza entre los socialistas y el partido de Pablo Iglesias. La aceptación del actual modelo autonómico aumenta casi seis puntos hasta el 38,2%. 

A medida que pasa el tiempo y se aleja la fecha de las anteriores elecciones generales, 20 de noviembre de 2011, los partidos miran con especial atención el voto directo, además del voto más simpatía. En el estudio del CIS, realizado entre el 1 y el 9 de julio se da como triunfador al PP con el 28,2% de los votos, seguido del PSOE con el 24,9%. En relación con el anterior barómetro correspondiente al mes de abril, la distancia de populares y socialistas se aleja en casi tres puntos a favor del primero, al tiempo que Ciudadanos pierde casi tres puntos que irían seguramente a la bolsa del PP. Al lado figura el voto directo, es decir, sin ponderación de otras variables, que sitúa al PSOE a la cabeza con el 17,3% de los votos, seguido del PP con un 16%.

Aumenta la aceptación del actual Estado autonómico

El barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) refleja que solo el 10% de los españoles es partidario de que las comunidades autónomas tengan la opción de declarar su independencia, mientras que casi un 40% apoya que el actual Estado de las autonomías se quede como está, sin reformas. El grado de aceptación, de hecho, ha aumentado casi seis puntos —de 32,8% al 38,2%— cuando faltan menos de dos meses para la celebración de las elecciones catalanas del 27-S, unos comicios que el presidente de la Generalitat, Artur Mas, plantea en términos plebiscitarios.

Los encuestados que preferirían un Estado en el que “se reconociese a las comunidades autónomas la posibilidad de convertirse en Estados independientes” representan en España el 9,7%. Es la opción favorita de los votantes de CiU en las elecciones generales de 2011, el 72,5% de sus simpatizantes. Los que quieren seguir con el actual Estado autonómico son mayoritariamente votantes del PSOE (el 46,3% de ellos), del PP (38,6%), de IU (32%) y de UPyD (30%).

En el conjunto de la encuesta, la segunda opción con más apoyos es la de volver al Estado central sin autonomías, que cuenta con el respaldo del 18,2% de los electores (32,8% de los votantes del PP y 14,6 del PSOE). Tras esta opción se encuentra la propuesta de un Estado en el que se permita a las comunidades “tener mayor autonomía que en la actualidad”. La apoyan el 28,1% de los votantes de Izquierda Unida y el 17,8% de los socialistas. En su conjunto, tiene el respaldo del 14,6% de los entrevistados. Los partidarios de reducir el nivel de autogobierno las comunidades autónomas son el 12,1% de los encuestados. El 46,7% de ellos votó a UPyD en 2011.

Como línea general queda reflejada la primacía del PP y del PSOE frente a los dos partidos emergentes. Podemos y Ciudadanos continúan en su carrera, pero cada vez más se perfila que su meta estará en hacerse con el tercer puesto que, de momento, lo tiene Podemos con algo más de cuatro puntos de ventaja con respecto al obtenido por el partido de Albert Rivera. Algunos episodios políticos de trascendencia se han dado desde la publicación del anterior barómetro del CIS, y el principal, la celebración de las elecciones municipales y autonómicas y la consecución de pactos para las alcaldías y las comunidades autónomas. Si alguna relación tienen las decisiones de los políticos con el resultado del estudio del CIS puede concluirse que el PP o se ha beneficiado de los mismos o no ha tenido ningún coste, en tanto que el mayor perjudicado puede ser Ciudadanos. En este análisis

Podemos desciende menos de un punto, aunque sigue la tendencia a la baja, en tanto que el PSOE sube unas décimas. En su afán de situarse como una fuerza política transversal Ciudadanos ha permitido que el PSOE gobierne en Andalucía y el PP en la Comunidad de Madrid. El otro partido emergente, Podemos, ha propiciado que gobierne el PSOE en Extremadura, Castilla-La Mancha, Aragón, Baleares y comunidad valenciana, pero no en Asturias, donde gobierna el PSOE gracias a los votos de Izquierda Unida. Esta fuerza política, que en las elecciones generales encabezará Alberto Garzón, se sostiene con un 3,7% en tanto que el camino a la desaparición de UPyD parece inexorable. Los socialistas, por su parte, en el ayuntamiento de Madrid, Barcelona y Valencia, entre otros, han sido partícipes de que candidatos de plataformas en las que está Podemos reciban el bastón de alcalde o alcaldesa. Se puede decir que no han sido premiados ni castigados sustancialmente, ya que solo Ciudadanos desciende de manera apreciable.

Mala valoración de Rajoy

Si el PSOE no tiene motivos para el disgusto, mucho menos el PP. Ambos comprueban que los dos emergentes no consiguen acabar con ellos. Sí se mantiene, no obstante, la mala valoración del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que sube unas décimas en un trimestre, pero se queda con un 2,61. Su primer adversario, Pedro Sánchez, se convierte en el líder nacional más valorado, con un 3,84, detrás de la presidenta Navarra, Uxue Barkos, y el diputado valenciano de Compromis, Joan Baldoví. Entre los miembros del gobierno los ciudadanos suspenden a todos, como es habitual, pero la nota menos mala, un 3,23, se la adjudican al ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García Margallo, por delante del 3,17 de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría. Todos los demás no llegan al 3.

La encuesta del CIS no pregunta por Pablo Iglesias y Albert Rivera, líderes de Podemos y Ciudadanos, probablemente con el argumento de que no son diputados nacionales. En otros estudios, como los que realiza Metroscopia, Rivera está a la cabeza en valoración. Precisamente el barómetro de Metroscopia, realizado en los últimos días del mes de julio, presenta similitud de resultados con los del CIS en cuanto a los datos brutos de intención directa de votos. Tras la ponderación y elaboración de los mismos, el PSOE queda por encima del PP y Ciudadanos no registra una caída tan pronunciada. Junto con la intención de voto, los partidos políticos observan el estado de ánimo de los ciudadanos, sus percepciones sobre el momento actual y sus expectativas. No cambia para la inmensa mayoría que el paro siga siendo el principal problema de España. Así lo indica el 78,8% de los consultados, mientras que la corrupción y el fraude son la principal inquietud del 43,7% de los ciudadanos, seguida de los problemas de índole económica (25%). Los partidos y la política son un problema para el 19,1% de los consultados. Cierta tendencia a ver un horizonte más claro se detecta en las respuestas sobre la situación económica. Hoy las cosas están igual o peor que hace un año para el 77% que desciende a menos del 57% cuando se pregunta por el año próximo

Más información