Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sin rastro de la peregrina Denise Thiem

La policía busca a una americana desaparecida en León hace casi un mes

Fotografía facilitada por la Policía Nacional que muestra a Denise Pikka Thiem.
Fotografía facilitada por la Policía Nacional que muestra a Denise Pikka Thiem. EFE

El rastro de Denise Thiem, una norteamericana de 41 años que hacía el Camino de Santiago Francés, se perdió el pasado 5 de abril —hace casi un mes— poco después de compartir un apacible desayuno en una terraza cercana a la catedral de Astorga. Tras una charla en la que intercambió impresiones con otros tres peregrinos, un italiano y dos alemanas, solo queda el silencio.

Aquel 5 de abril, Domingo de Resurreción, la peregrina de origen asiático pagó con su tarjeta los 50 euros por la noche que había pasado en el hostal Don Suero de Quiñones, en la localidad leonesa de Hospital de Órbigo. Abandonó sola el establecimiento y horas después, envió un correo electrónico a una amiga británica: “Hola desde Astorga. (...). Mañana iré a misa de once antes de seguir. Planeo ir a El Ganso. Me han dicho que tienen un albergue decente...”, recogía su mensaje.

Denise —melena negra, pelo largo, ojos negros y 1,62 metros de altura— desayunó con el peregrino italiano Giorgio Cadoni, de unos 60 años. Ambos charlaron un rato con una pareja de alemanas.

Un mes después atruena ese silencio. Ni un leve movimiento de sus tarjetas de crédito, ni una entrada en sus redes sociales, ni un mensaje más, ni una llamada por Skype a su hermano Cedric con quien estaba permanentemente en contacto por este medio. Tampoco el rastro de sus huellas en las batidas realizadas por la Policía Nacional y la Guardia Civil en bosques y zonas montañosas esta última semana, a raíz de la denuncia presentada por el hermano que acudió a España a buscarla convencido de que no se ha ido por propia voluntad.

Según el relato hecho público por su hermano Cedric, Denise llevaba tres meses viajando sola por el mundo. Estaba en paro y decidió tirar de sus ahorros y dejar atrás el día a día en su casa de Phoenix (Arizona). A la encrucijada del Camino de Santiago Francés en la provincia de León llegó a finales de marzo con la mochila a reventar ya de kilómetros: Manila, Camboya, Singapur y Francia. Desde París viajó a Pamplona determinada a hacer el Camino. Y a comienzos de abril, el largo periplo empezaba a hacerle mella: días antes de su desaparición confesó a su hermano que extrañaba su hogar. “Estaba ya cansada después de tantos días fuera, echaba de menos a su familia y a sus dos perros y quería regresar”, afirmó Cedric en declaraciones recogidas por el Diario de León.

Denise Thiem hizo amigos en el Camino. Como todo el mundo. En el tramo francés que atraviesa el norte peninsular acaban confluyendo los peregrinos que inician sus rutas en cualquier punto de España. Y a medida que se aproxima a Compostela, el trayecto se convierte en una especie de romería. Ella fue inmortalizando sus encuentros con las fotos subidas a sus redes sociales. La última la colgó el pasado 4 de abril, un día antes de que se perdiera su rastro.

El peregrino Cadoni tampoco ha podido esclarecer gran cosa. Lo cuenta su hija Ester en su blog, atosigada por las más de 1.000 visitas a su página en apenas 30 horas desde que trascendió que Denise había sido vista por última vez con su padre. Asegura que este colabora con las policías española e italiana.

Las redes sociales han propiciado un giro en la investigación. Tras la sospecha inicial de un accidente, la Guardia Civil, ha ampliado el dispositivo de búsqueda hasta El Acebo, el primer pueblo del Camino en el Bierzo. Indagan ahora sobre la posible presencia de un grupo de asaltantes en esta zona. Blogueros norteamericanos alertaban de ello el mes pasado y recomendaban a los caminantes que fueran en grupo desde Astorga hasta Foncebadón, en donde se yergue la Cruz de Ferro, el punto más alto del Camino Francés, donde los peregrinos se despojan simbólicamente de los pesos acumulados en su recorrido vital. Todo indica que la desaparecida hizo ese trayecto sola.