Cristina, la gran ausente

La hermana menor del rey Felipe fue excluida del acto de proclamación La infanta vive apartada de la familia real por la imputación de su marido en el 'caso Nóos'

Cristina de Borbón, a la salida del juzgado de Palma cuando fue a declarar.
Cristina de Borbón, a la salida del juzgado de Palma cuando fue a declarar.CORDON

Cristina de Borbón era la hermana que más sintonía tenía con don Felipe. Ambos comparten aficiones y tienen un carácter similar, parecido al de su madre. Pero hace dos años todo cambió. La imputación de Iñaki Urdangarin en el caso Nóos interrumpió la relación. Los entonces príncipes de Asturias cortaron la comunicación con los duques de Palma de Mallorca. El nuevo Rey quiso así dejar claro su rechazo al comportamiento de su cuñado, a la vez que mostró su apoyo —como manifestó en algunos discursos— al trabajo de la Justicia para aclarar lo sucedido. Los asesores de La Zarzuela respaldaron su decisión, conocedores del daño que el proceso podía hacer a la imagen de la Corona. Ni en un día tan importante como el de la proclamación de Felipe VI hubo una tregua.

El día 2 de junio, cuando don Juan Carlos anunció su deseo de dejar el trono a su hijo, los periodistas apostados frente a la casa de los duques de Palma, en el centro de Ginebra, recibieron sorprendidos las primeras declaraciones de la infanta Cristina en mucho tiempo. Con una amplia sonrisa, se detuvo ante las cámaras antes de montarse en su coche camino de su oficina para asegurar que estaba “feliz” por su hermano. A la pregunta de si había hablado con él respondió, contundente: “Claro que sí”. Era la primera vez que había constancia directa de que los hermanos se habían comunicado.

Más información
Felipe VI: “En esa España unida y diversa cabemos todos”
El Borbón más preparado
Una nueva reina, más que consorte
La España del nuevo Rey

Cristina no estuvo el miércoles en el Salón de Columnas del palacio Real ni ayer en el hemiciclo del Congreso. No fue convocada pese a ser la hija del Rey saliente y la hermana menor del Rey que acaba de llegar. Nunca quedó tan claro como en estos actos el repudio de la Corona al comportamiento de Urdangarin y a la solidaridad que ella muestra con él.

El caso Nóos ha hecho mucho daño a la Corona, nadie lo niega en la Casa del Rey, y aunque no ha sido una pieza fundamental en la decisión de don Juan Carlos de dar el relevo a su hijo, sí ha influido.

Doña Sofía durante muchos meses ha hecho repetidos intentos de que al menos la relación familiar no se rompiera y ha reivindicado el derecho a visitar a su hija y a sus cuatro nietos Urdangarin-Borbón: Juan, Pablo, Miguel e Irene. Pero las visitas de doña Sofía también son ahora más discretas. De hecho, el pasado 13 de junio, doña Cristina celebró sin ella su 49 cumpleaños. Ese día solo viajó a Ginebra la infanta Elena. La hermana mayor de don Felipe se ha convertido en la gran mediadora en el seno familiar, la que mantiene contacto directo con todos los miembros.

Hay imágenes de televisión de ayer en las que se ve a la infanta Cristina salir de su casa con una pequeña maleta. En La Zarzuela nadie confirmó que su destino fuera Madrid. Su situación de aislamiento no parece que vaya a cambiar. En los próximos días el juez José Castro cerrará previsiblemente la instrucción del caso Nóos.

Sobre la firma

Mábel Galaz

Fue la primera mujer en pertenecer a la sección de Deportes de EL PAÍS. Luego hizo información de Madrid y Cultura. Impulsó la creación de las páginas de Gente y Estilo. Ha colaborado con varias cadenas de televisión y con la Cadena Ser. Ahora escribe en El País Semanal.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS