Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez Moreno pregunta si debe archivar la causa contra los líderes chinos

El magistrado de la Audiencia Nacional solo consulta a la fiscalía la extensión de la reforma

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha preguntado a la Fiscalía si debe archivar las causas de justicia universal que se investigan en su juzgado, entre ellos la causa contra los expresidentes chinos Hu Jintao y Jiang Zemin por el genocidio en el Tíbet. Este sumario está en la raíz de las presiones diplomáticas del gigante asiático que llevaron al Gobierno de Mariano Rajoy a promover la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para limitar hasta el extremo la justicia universal.

Al contrario de otros jueces de la Audiencia Nacional como Eloy Velasco y Pablo Ruz que han consultado a todas las partes –fiscalía, defensas y acusaciones populares- sobre si deben archivar las causas de justicia universal que dependen de sus juzgados, el magistrado Moreno ha elevado la consulta únicamente al ministerio público. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 2, además de la causa por el genocidio tibetano, investiga la persecución de las autoridades chinas de la entidad espiritual Falun Gong, la causa sobre tres campos de concentración nazis, los vuelos secretos de la CIA con prisioneros acusados de yihadismo. También lleva un procedimiento sobre el asesinato del saharaui Baby Hamday Buyema.

En la causa sobre el genocidio en el Tíbet, Ismael Moreno se vio obligado por la Sala de lo Penal de la Audiencia, en contra de su criterio, a ordenar la detención una orden internacional de detención contra el expresidente de China Jiang Zemin y contra el exprimer ministro Li Peng por delitos de genocidio, torturas y crímenes de lesa humanidad contra la población de la región autónoma del Tíbet en los años ochenta y noventa del siglo pasado. La orden del magistrado, que deriva de una querella interpuesta en 2008 por el Comité de Apoyo al Tíbet y un lama tibetano de nacionalidad española, se extiende contra otros tres antiguos dirigentes políticos y militares del Partido Comunista Chino (PCCh).