Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA DIMISIÓN DE AGUIRRE

Por razones políticas, gran pérdida para el PP y más a la derecha que el partido

Según Metroscopia, los ciudadanos reconocen su capacidad de liderazgo

La percepción que los ciudadanos tienen de Esperanza Aguirre explica perfectamente las razones por las que una noticia teóricamente local como la retirada de una presidenta autonómica tiene tanta trascendencia en toda España.

Según la encuesta de Metroscopia, la expresidenta de la Comunidad de Madrid no deja indiferente a nadie. Provoca grandes rechazos de sus adversarios y grandes apoyos de sus partidarios, en definitiva, que la característica principal que le reconocen los ciudadanos es la capacidad de liderazgo. Entre el 0 y el 4 le puntúa el 32% de los encuestados y entre el 6 y el 10 el 52%, pero en la zona intermedia solo se sitúa el 14%. El apoyo es de hasta el 85% de los votantes del PP, lo que es compatible con el hecho de que Aguirre haya logrado más fidelidad de voto a su partido que el resto de España.

La percepción de la mayoría de los españoles, según el sondeo, es que Aguirre está situada ideológicamente más a la derecha que su partido. Sus posiciones políticas ultraliberales le han llevado a la crítica a muchas decisiones de Mariano Rajoy y hasta el 37% de votantes populares le ve a la derecha del resto del partido. Esa percepción es mucho más evidente entre los encuestados que votaron al PSOE en las anteriores elecciones generales.

En todo caso, el pesar en el PP por su retirada se comprueba en el dato del 72% de los votantes populares que estiman que es una pérdida muy o bastante importante para el partido. El dato sube al 79% si se pregunta por el PP de Madrid, la organización más poderosa del partido y que ahora inicia un periodo de incertidumbre, tras el control férreo que Aguirre había conseguido imponer con decisiones drásticas y eliminando cualquier tipo de contrapoder interno. Los votantes del PSOE son mucho más escépticos sobre el daño que le puede causar al PP la marcha de la expresidenta de la Comunidad de Madrid de la primera línea de la política.

Su perfil político es tan potente que la mayoría pone en duda que las causas de su retirada sean solo personales, tal y como ella misma anunció el pasado lunes. El 61% asegura que han influido además razones políticas y solo el 28% se queda con las personales alegadas por ella.

Son menos escépticos los votantes del PP, que en un 38% sí se creen la retirada solo por motivos personales.

Más información