Militantes del PSOE intentan que el PSC no opere en Europa por separado

El eurodiputado Masip impulsa una enmienda para el congreso de Sevilla

Maria Badia, en un mitin en Villafranca del Penedés.
Maria Badia, en un mitin en Villafranca del Penedés.JAUME SELLART

La resolución aprobada en el congreso del PSC de diciembre pasado en la que este compromete sus esfuerzos en “ser miembros orgánicos de pleno derecho del Partido Socialista Europeo” está provocando tensiones internas en el PSOE en plena batalla por el liderazgo del partido entre Alfredo Pérez Rubalcaba y Carme Chacón, destacada dirigente de los socialistas catalanes. La polémica originada acabará en la mesa del 38º congreso socialista que el mes próximo designará al próximo secretario general del PSOE, dado que militantes de la agrupación de Oviedo, liderados por el eurodiputado Antonio Masip, han presentado ya una enmienda en la que reclaman que la única voz de los socialistas españoles en el Parlamento Europeo sea la del PSOE.

La polémica surge cuando una de las diferencias expresadas entre Rubalcaba y Chacón consiste en que, según el exvicepresidente, el PSOE necesita un líder que hable con una sola voz y un discurso en toda España.

Más información

Masip, exalcalde de Oviedo y eurodiputado desde 2004, ha explicado a EL PAÍS que adoptó esta iniciativa “después de haber escuchado por los pasillos de Bruselas que se pretendía que hubiera dos partidos socialistas españoles europeos”. El origen de esos comentarios es una resolución aprobada en el congreso del PSC que concluyó el 18 de diciembre, en la que se dice que los socialistas catalanes “trabajarán para ser miembros orgánicos de pleno derecho del PSE, para poder participar directamente y disponer de la máxima fuerza y eficacia en el combate por una alternativa progresista en Europa”.

Los impulsores de la enmienda creen que la resolución del PSC sugiere, además, la intención de formar un grupo parlamentario con sus dos eurodiputados dentro del grupo de los socialistas europeos.

Masip califica de “un error total, un contrasentido y una barbaridad” que haya dos partidos socialistas españoles en Europa y de ahí la presentación de la enmienda. En ella se asegura que “la representación del socialismo español en el PSE será asumida únicamente por el PSOE, que actuará con una sola voz”. En la justificación se afirma: “Si bien el sentido de la enmienda es obvio, se impone su aprobación tras las pretensiones aducidas en ámbitos autonómicos de hipotéticas representaciones socialistas españolas bifrontes”.

Maria Badia, una de los dos eurodiputados del PSC, rechaza esa pretensión que se atribuye a los dos eurodiputados catalanes y niega de manera rotunda que tengan la intención de desgajarse de la delegación socialista española. Con todo, admite sin reparos que esos dos eurodiputados quisieran estar en el Parlamento Europeo “de una manera más directa”. Badia, que es vicepresidenta del grupo socialista europeo, asegura “no tener ningún problema de relación con el PSOE”, aunque añade que “los eurodiputados del PSC siempre nos hemos entendido muy bien con los partidos socialistas europeos, porque somos muy activos en estos temas”.

En otro apartado de la resolución que aprobó el congreso del PSC se adquiere el compromiso de “impulsar la participación de la militancia en actividades transnacionales; establecer relaciones fluidas con otros partidos socialistas, socialdemócratas y laboristas europeos”. “La situación que hay ahora es la que debe seguir siendo”, dice Masip, quien alaba la dedicación política de Badia y dice tener buena relación con los dos eurodiputados socialistas catalanes.

Tras esta polémica subyace la lucha por el liderazgo del PSOE que actualmente se está librando en el PSOE. Antonio Masip declaró ayer su sintonía con Rubalcaba: “Lo conozco desde hace 40 años”. En su blog figuran fotografías con él en el acto de presentación de la candidatura del exministro del Interior. Ninguno de los dos eurodiputados del PSC es afín a Chacón. Además de Badia, el otro es Raimon Obiols, que fue primer secretario del PSC entre 1990 y 1996 y que ocupa escaño en Bruselas desde 1999. Obiols, como Badia, pertenece al sector más catalanista del PSC y en el último congreso de este partido secundaron a Joan Ignasi Elena, un candidato que obtuvo el apoyo del 25% de los delegados, frente al 73% que logró Pere Navarro, el candidato de Chacón.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50