Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD quiere dar la campanada

El partido de Rosa Díez aspira a consolidarse en toda España y superar a IU en Madrid

Ampliar foto
Rosa Díez, en un acto en Madrid. EFE

"Todas las encuestas se equivocaron siempre”, suelen decir en el equipo de Rosa Díez. Ese “siempre” son los últimos cuatro años, porque Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido que la exsocialista Díez y personas ligadas a los colectivos Basta Ya y Foro de Ermua fundaron por sorpresa en 2007, no ha cumplido aún el lustro. Y en este tiempo no ha hecho más que subir en apoyo electoral sin que nadie lo pronosticase. Hoy es ya la cuarta fuerza de ámbito nacional (CiU tiene más votos, pero solo se presenta en Cataluña) y en estas elecciones aspira a ganar posiciones, superando incluso a IU como tercera fuerza en Madrid.

En sus primeras elecciones, las generales de 2008, recién creado el partido, Díez obtuvo un escaño por Madrid con 306.000 votos (tantos como el PNV); en las europeas subió a 450.000 y fue la tercera fuerza en 32 de las 52 capitales de provincia; y en las municipales del pasado mayo sacó 465.000 papeletas, presentándose en la mitad de las plazas posibles. Ahora, si se hace caso a lo que Díez dice en los mítines -“tendremos grupo parlamentario de dos dígitos”-, UPyD confía en sacar al menos diez diputados. Ninguna encuesta pronostica eso ni mucho menos, aunque sí constatan una subida que podría hacerles arañar el segundo escaño por Madrid y quizá el de Valencia, donde el cabeza de lista es el actor Toni Cantó.

Díez ha hecho una campaña de actos callejeros modestos, y un discurso entre victimista y eufórico. Ha lanzado cada día el mensaje de que el resto de partidos, y las instituciones y los medios de comunicación, les ningunean porque tienen “miedo” a UPyD; pero ese mismo mensaje le ha servido para potenciar la imagen del partido como isla frente al mundo, defensora de unas propuestas que ningún otro líder político defiende: la fundamental, la reivindicación de un Estado central fuerte, que recupere las competencias en sanidad y educación, para “garantizar la igualdad de todos los españoles en cualquier parte del territorio español”. De hecho, UPyD es “el único partido que concurre con las mismas siglas en toda España”, porque no se alía con nadie.

La euforia le viene al equipo de Díez por la constatación de que a los mítines acude cada vez más gente, por su fuerte presencia en las redes sociales y porque las encuestas detectan que parte del electorado que pierde el PSOE pasará a UPyD (en Madrid, por ejemplo). Díez, sin embargo, ataca igual a PSOE y PP en sus discursos. Los dos, dice, aspiran a entenderse con los nacionalistas. Y ninguno quiere “regenerar la democracia, que es lo que toca”.