Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Policías de gatillo torpe

Los uniformados de Las Palmas tendrán que pasar un examen de armas y podrán ser apartados

Se han producido tres disparos accidentales en un mes mientras los agentes montaban sus pistolas

El concejal de Seguridad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Ángel Luis Sabroso, ha anunciado que los casi 600 policías locales de la ciudad tendrán que pasar un examen sobre el uso de armas de fuego y que, el que no lo supere, será destinado a servicios que no requieran el uso de pistola, por lo que saldrán de las calles. Esta respuesta llega después de que, en poco más de un mes, a dos agentes de la capital insular se les haya disparado accidentalmente el arma mientras la manipulaban, con lo que han resultado heridos dos policías y dos limpiadoras, y de la muerte de un agente del municipio grancanario de Telde mientras montaba su pistola.

El balance final de los disparos accidentales:
un muerto
y cuatro heridos

La preparación y capacidades de los policías de Las Palmas de Gran Canaria están bajo sospecha después de que el pasado 16 de agosto, a primera hora de la mañana, una limpiadora de la Comisaría de Miller resultara herida de bala y otra sufriera una crisis de ansiedad al ver cómo a un agente se le disparaba el arma mientras la revisaba al comienzo del servicio. Éste era el segundo caso que se daba en la capital grancanaria en poco más de un mes, después de que el 7 de junio dos policías salieran heridos de la sala de control de tráfico, al que se le disparó la pistola y su compañero, que tuvo que ser intervenido de urgencia por un impacto de bala en la zona lumbar.

El tercer caso reciente en la isla llegó dos días después, el 9 de julio, y en el municipio de Telde, donde falleció un agente con su propia arma por un impacto en la cabeza, un caso en el que se ha descartado el suicidio y que también se ha achacado a un accidente. Con estas tres tragedias tan próximas, se ha descubierto que hay más de diez incidentes documentados en los últimos años, sólo en el cuerpo policial de Las Palmas, por disparos accidentales o uso inadecuado de armas de fuego.

“La Policía Local es un cuerpo que está para transmitir serenidad y calma y no para generar alarma, como ha ocurrido con los dos incidentes con armas del último mes y medio”, valora el concejal de Seguridad, Ángel Luis Sabroso, quien anuncia que se van a tomar cartas en el asunto y que, “próximamente”, se va a someter a la totalidad de la plantilla de la Policía Local capitalina a una serie de pruebas prácticas y teóricas sobre el manejo de armas. El agente que no las supere será destinado a algún servicio que no requiera el uso de pistola, principalmente administrativo.

Un agente del municipio de Telde falleció al dispararse su arma mientras la montaba

Además, Sabroso señala que todos los policías, incluidos los comisarios, tendrán que pasar un test psicotécnico para comprobar que están totalmente capacitados para portar armas. “Hay que revisar todos los procedimientos y volver a chequear el conocimiento de los agentes sobre la normativa y el manejo de armas. Se trata de reciclar esos conocimientos, porque hay policías que, después de aprobar la oposición, pasan 20 años con una pistola sin pasar por ningún curso de actualización”. Para llevar a cabo estas pruebas, el Ayuntamiento va a solicitar la ayuda del Gobierno de Canarias, a través de la Academia Canaria de Seguridad,

Las declaraciones del concejal de Seguridad han provocado también un enfrentamiento directo con los sindicatos. Para Sabroso, estos sucesos accidentales se deben a un problema de indisciplina, ya que “hemos detectado una excesiva relajación en muchos agentes y en muchas de las labores fundamentales de la policía; es una muestra evidente de falta de disciplina y de orden interno y en el gobierno municipal estamos decididos a afrontar la realidad y a acabar con este problema”.

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) ha anunciado ya que denunciará en los tribunales a Ángel Luis Sabroso y al comisario principal, Javier Henríquez, por incumplir varios artículos de la Ley de Seguridad e Higiene en el Trabajo, al no proporcionar a los agentes las instalaciones y los medios necesarios para manipular las armas sin riesgo. La Unión Sindical de Policía (USP) estudiará medidas de protesta como entregar las armas a los superiores y critican que “Sabroso sabe que la responsabilidad de la Administración es innegable, incluso que algunos agentes carecen de armero, por lo que se ven obligados a llevarse las armas a su domicilio”.

UGT responsabilizó del último incidente a Sabroso y Henríquez, a los que, en reiteradas ocasiones, les han solicitado un Reglamento de Regulación de Armas e instalaciones adecuadas en todas las dependencias policiales, como un cuarto de armeros con zona fría para la manipulación y limpieza de armas.