Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La alcaldesa de Andoain rectifica y acepta que los escoltas entren al Ayuntamiento

Los ediles amenazados por ETA logran un acuerdo con la regidora de Bildu

La concejala del PP Asun Guerra es recibida por la edil de Bildu Miren Agirreurreta en el Ayuntamiento de Andoain el martes. Ampliar foto
La concejala del PP Asun Guerra es recibida por la edil de Bildu Miren Agirreurreta en el Ayuntamiento de Andoain el martes. EFE

Estanis Amuchastegui, portavoz socialista en Andoain (Guipúzcoa) y exalcalde de esta localidad durante la pasada legislatura, tiene previsto acudir este viernes al Ayuntamiento después de 15 días sin poder hacerlo porque la alcaldesa, Ana Carrere, de Bildu, prohibió mediante una resolución la entrada de escoltas a todos los edificios municipales. La nueva regidora cerró el paso a los guardaespaldas con el argumento de que, tras la tregua indefinida de ETA, se ha vuelto a la “normalidad política”.

Tras la polémica generada por esta decisión, Carrere da ahora un paso atrás y acepta la propuesta que le trasladaron los ediles amenazados. Según informaron este jueves el PSE y el PP, la regidora permitirá que un escolta verifique la seguridad de las instalaciones municipales y después permanezca fuera. En Andoain hay siete concejales (seis del PSE y una del PP) que viven con protección por la amenaza de ETA.

Amuchastegui y Asunción Guerra, la concejal popular, dieron por zanjada la polémica y expresaron su satisfacción por haberla resuelto mediante “el diálogo y el entendimiento”. El portavoz socialista reclamó a la alcaldesa de Bildu una “mayor prudencia” a la hora de tomar decisiones en el futuro. Guerra se felicitó porque, tras el revuelo, “ha imperado el sentido común”.

Carrere se reunió por separado con Amuchastegui y Guerra para tratar de reconducir la crisis por la seguridad en el Consistorio guipuzcoano. Habló el pasado lunes en plena calle con el portavoz socialista ante la negativa de este a entrar en la casa consistorial sin protección. Al día siguiente, Guerra aceptó subir sola al despacho de Carrere. Ambos plantearon a la alcaldesa la misma propuesta, consistente en que se permita que al menos uno de los escoltas pudiera inspeccionar las dependencias municipales antes de que ellos accedieran a las mismas.

Carrere se comprometió verbalmente a aceptar esta solución y tiene previsto dar este viernes su versión ante los medios.