Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Trece muertos en ataques armados; 81 en accidentes

Desde la llegada de soldados españoles a Afganistán en enero de 2002, han perdido la vida 96 militares: 93 miembros de las Fuerzas Armadas, dos guardias civiles y un traductor

Una misión de nueve años y cinco meses. El Gobierno de José María Aznar autorizó en diciembre del año 2001 la participación de España en la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF, en sus siglas en inglés) en Afganistán. Los primeros efectivos llegaron al país a finales de enero de 2002. Desde entonces, 96 miembros de la misión española (93 miembros de las Fuerzas Armadas, dos guardias civiles y un traductor) han muerto. De ellos, 81 fallecieron como consecuencia de accidentes (62 en el Yakovlev 42, 17 en el helicóptero Cougar y dos más en accidente de tráfico), 13 fueron víctimas de ataques armados y dos por causas naturales.

Trillo examina los restos del Yak 42. ampliar foto
Trillo examina los restos del Yak 42.

26 de mayo de 2003. Yak-42. Solo 17 meses después de iniciada la misión de las tropas en Afganistán, 62 militares españoles que regresaban a España en un avión ucraniano Yakovlev 42 murieron al estrellarse el aparato en Trebisonda (Turquía). Trece tripulantes del avión (12 ucranianos y un bielorruso) también perdieron la vida en el accidente.

16 de agosto de 2005. Helicóptero Cougar. 17 militares que viajaban a bordo de un helicóptero Cougar del ejército español murieron en un accidente cerca de Herat, al oeste de Afganistán.

Bono, en el lugar del accidente del Cougar. ampliar foto
Bono, en el lugar del accidente del Cougar.

21 de febrero de 2007. Ataque contra un convoy. Una mina al paso de un convoy mata a la soldado Idoia Rodríguez Buján cerca de Shindand (provincia de Herat). Solo unos meses antes, el soldado Jorge Arnaldo Hernández (de origen ecuatoriano) muere víctima de un artefacto activado a distancia cuando patrullaba en la provincia de Farah.

9 de noviembre de 2008. Furgoneta bomba contra blindado. Una furgoneta cargada con explosivos y conducida por un terrorista suicida embiste cerca de Herat al último blindado de un convoy, causando dos muertos y cuatro heridos graves. Las víctimas mortales —el brigada Juan Andrés Suárez García y el cabo primero Rubén Alonso Rios— formaban parte del equipo de instructores españoles que se encargaban de adiestrar al ejército afgano. Catorce meses antes de que se produjera este atentado, los soldados Stanley Mera Vera (ecuatoriano) y Germán Pérez Brugos mueren tras la explosión de una bomba al paso de un blindado en el que viajaban, en el noroeste de Farah. Otros seis soldados españoles resultan heridos en el atentado.

Atentado de 2008 en Herat. ampliar foto
Atentado de 2008 en Herat.

Siete muertos en ataques en los últimos 20 meses. Desde octubre de 2009 hasta ayer mismo, cuando fallecieron dos miembros de las Fuerzas Armadas, han muerto otros siete soldados de la misión española por ataques de los insurgentes. El más grave de ellos ocurrió el 25 de agosto de 2010, cuando un talibán infiltrado en la policía afgana tiroteó a dos agentes de la Guardia Civil y a su traductor en la base de Qala-i-Naw. El resultado del ataque fue la muerte del capitán José María Galera Córdoba y del alférez Abraham Leoncio Bravo, además de un intérprete español de origen iraní. La persona que causó estas tres muertes fue abatida cuando trataba de huir por otros miembros del contingente español.