Bruselas pide a España que suba el IVA y un tope de gasto autonómico

Considera que así se garantizaría el "estricto cumplimiento" de consolidación de las cuentas públicas Recomienda bajar las cotizaciones sociales y aumentar el IVA y el impuesto sobre la energía

La Comisión Europea recomendó hoy a España un esfuerzo adicional para asegurar los objetivos de déficit, que incluya "la estricta aplicación de los mecanismos de control de la deuda y el déficit" de las comunidades autónomas. El Ejecutivo comunitario reclama también que se adopte tanto a nivel nacional como en las comunidades autónomas una ley que limite el aumento del gasto por debajo del crecimiento del PIB nominal a medio plazo en todas las Administraciones. En otro renglón, Bruselas también sugiere aumentos del IVA y de la fiscalidad sobre la energía.

Las comunidades autónomas españolas absorben buena parte del gasto público y muchas excedieron sus objetivos fiscales en 2010, según constata la Comisión Europea, que aplaude la intención del Gobierno español de tomar medidas adicionales si hace falta para responder a posibles desvíos presupuestarios. De hecho, para cumplir los objetivos presupuestarios fijados para 2011 y 2012 la Comisión recomienda que se garantice “el logro de los objetivos de déficit a todos los niveles del Gobierno [Administración], incluida la estricta aplicación de los mecanismo de control del déficit y de la deuda para los Gobiernos regionales”.

El Ejecutivo comunitario reitera que las previsiones españolas de crecimiento pecan de optimistas

El Ejecutivo comunitario reitera que las previsiones españolas de crecimiento para 2011 (1,3% del PIB) y 2012 (2,3%) pecan de optimistas, lo que arroja dudas sobre la consecución de otros objetivos de reducción de déficit y endeudamiento.

“Las regiones contribuyen a una buen parte del total del gasto público y muchas excedieron sus objetivos fiscales en 2010”, señala la Comisión antes de hacer notar que “el Gobierno español se ha comprometido a tomar medidas adicionales si se producen desvíos presupuestarios”. Por si hiciera falta recordarlo, Bruselas subraya que “alcanzar la prevista consolidación fiscal en 2011 y 2012 requiere una estricta aplicación de los mecanismos de control del déficit y de la deuda que han sido puestos en marcha para los Gobiernos regionales”.

El marco presupuestario a medio plazo planteado por España puede verse amenazado por la crisis y hace necesario reforzar más la estabilidad fiscal y los aspectos preventivos de la política fiscal. “Eso se vería potenciado mediante la introducción de un techo de gasto basado en el crecimiento del PIB”, dice la Comisión, que avala la iniciativa española en esa dirección al recordar que fue propuesta por Madrid en el Programa de Estabilidad. El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó esta estrategia a sus colegas en el Consejo Europeo de marzo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tras pasar revista al panorama macroeconómico español (impacto del envejecimiento, dudas sobre las fusiones frías de las cajas, necesidad de esperar para ver si la reforma laboral y las medidas para evitar el fracaso escolar dan resultado), la Comisión recomienda que en el periodo 2011-2012 España “aplique estrictamente los mecanismos existentes de control del déficit y del gasto para los Gobiernos regionales” y que en caso de que la evolución económica y presupuestaria no sea la esperada “se adopten medidas adicionales”. Y desde luego, “mantener el crecimiento del gasto público por debajo del crecimiento previsto del PIB mediante la introducción de un techo de gasto en todos los niveles del Gobierno [Administración], conforme a lo previsto en la ley de Estabilidad presupuestaria”.

La ministra Salgado, durante la sesión de control en el Senado esta tarde.
La ministra Salgado, durante la sesión de control en el Senado esta tarde.Zipi (EFE)

España debe seguir adelante con sus planes de reforma en el sistema de pensiones, reforzar la reestructuración de las cajas de ahorros y explorar la posibilidad de “cambiar la estructura de los tipos de IVA y de la fiscalidad de la energía “ para compensar la reducción de las contribuciones de las empresas a la Seguridad Social y así rebajar los costes no salariales de esas sociedades sin que se vea afectado el presupuesto. Un modo indirecto de recomendar subidas del IVA y de los impuestos a la electricidad y los combustibles.

La vicepresidenta segunda, Elena Salgado, ha descartado, por "inoportunas" para España, las recomendaciones de la Comisión Europea (CE) sobre la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social y el aumento del IVA, y ha dicho que tales medidas habría que estudiarlas "dentro de no sé cuantas legislaturas".

"Esa recomendación no la vamos a seguir en el corto plazo. Dentro de no sé cuantas legislaturas, cuando las reformas estén produciendo sus efectos, será ocasión de ver qué dice la Comisión Europea", ha afirmado la ministra de Economía en declaraciones a los periodistas en el Senado. Para Salgado, la recomendación del organismo comunitario está formulada "en términos ligeros y suaves". Ha explicado, en definitiva, que nada de lo que propone la Comisión es lo que tiene que hacer España "en este momento".

Salgado descarta las recomendaciones de la CE sobre la reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social y el aumento del IVA

El Ejecutivo comunitario hace estas apreciaciones a España dentro del ejercicio de recomendaciones de política económica que publicó hoy para cada uno de los Estados miembros de la UE, en base al programa de estabilidad y reformas enviado por el Gobierno español a Bruselas el 29 de abril pasado. Las recomendaciones llegan en plena tormenta política en España por el estado de las cuentas autonómicas, y tras el informe de la agencia de calificación Moody's sobre la ausencia de armas del Gobierno central para imponerse a las comunidades.

El Ejecutivo comunitario ha reclamado además al Gobierno que apruebe la reforma de la negociación colectiva y modifique las cláusulas de revisión salarial "para garantizar que el crecimiento de los salarios refleje mejor la evolución de la productividad, así como las condiciones a nivel local y de la empresa". Bruselas pide también a España que evalúe el impacto de la reforma laboral aprobada en diciembre de 2010 y que, si los resultados son negativos, haga más reformas en el mercado de trabajo para reducir la temporalidad y mejorar el acceso de los jóvenes.

Estas recomendaciones de Bruselas de cara a la elaboración de las cuentas públicas del año que viene y a la actualización del programa nacional de reformas constituyen una de las medidas decididas por la UE los últimos meses para mejorar la coordinación económica entre los Gobiernos y prevenir futuras crisis. Las recomendaciones serán aprobadas en la cumbre de líderes europeos del 23 y 24 de junio.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS