_
_
_
_
_

Andrés Guardado, el ‘principito’ de los cinco Mundiales

El mediocampista mexicano se retirará de la selección una vez que concluya la Copa del Mundo tras jugar más de 178 partidos

Diego Mancera
Andrés Guardado
Andrés Guardado, capitán de México, durante una sesión de fotos previo al Mundial de Qatar.Héctor Vivas (FIFA via Getty Images)

Los rizos son un mero recuerdo en el Andrés Guardado (Guadalajara, 36 años) que deambula por Doha. Cuando jugó su primera Copa del Mundo, en 2006, tenía una cabellera a lo Carles Puyol, secuelas del acné y una cara de súbita sorpresa por ser llamado al Mundial con 19 años y con escasos minutos en la selección mexicana. Era la carta secreta del entonces seleccionador Antonio La Volpe. 178 partidos después, Guardado es el capitán que abdicará tras su quinta Copa del Mundo.

Guardado se une a sus compatriotas Antonio Carbajal y Rafa Márquez, el alemán Lothar Matthäus, Messi y Cristiano Ronaldo como los jugadores que coleccionan cinco Mundiales jugados. En el caso de Guillermo Ochoa ha estado en cinco torneos, pero solo ha jugado en Brasil 2014, en Rusia 2018 y lo hará este año. En Alemania y Sudáfrica fue suplente. Guardado ha crecido en la estructura de la selección mexicana y se ha convertido en uno de los líderes.

En sus tiempos de becario en el Tri de La Volpe, recibía del argentino opiniones muy duras para intentar construir un carácter. “Estábamos entrenando y estaba súper nervioso, me imponía muchísimo. Venía con su bigote grande y me decía: ‘Nene, eres malísimo, no sé para qué te traje”, contó el futbolista en entrevista con Fox Sports. En la televisión mexicana bautizaron al mexicano como el príncipe, como si se tratara de un heredero de la mística de los grandes futbolistas mexicanos. De cariño, el narrador Luis Omar Tapia, le nombró principito, como el libro de Antoine de Saint-Exupéry.

En 2021, como si el maestro no se cansara de picar en el orgullo de su estudiante, La Volpe le lanzó una piedra: “Para mí no va a llegar Guardado [al Mundial]”. Eso prendió al mexicano que se recuperó de sus lesiones en el Betis para no perder su sitio con Tata Martino. “La jerarquía es muy difícil no reconocerla”, ha insistido el estratega con respecto a Guardado.

Si La Volpe confió en Guardado, Hugo Sánchez le dio la titularidad desde 2007. Eso estuvo acompañado de su mudanza a Coruña para jugar con el Deportivo durante cinco temporadas. El mexicano trabajó para llegar a 2010 como fijo en el once inicial pero Javier Aguirre le desplazó a un rol de suplente y no pudo completar los 90 minutos en ningún partido. Guardado debía jugar entre algodones porque en un mal choque terminaba lesionado. Camino al Mundial de Brasil, fue el mandón desde el medio campo para el entrenador Piojo Herrera. Fue clave para que México doblegara a una dura Croacia, la de Modric y Rakitic, y demostrara que a los mexicanos no les temblaban las piernas, frase que usó el 10 croata. Guardado contribuyó con un gol, el único, hasta hora, en las Copas del Mundo. Se cortó la melena en 2015, justo en el mismo año en que empezaba a ser más líder del equipo. Fue, prácticamente, un mensaje de que el adolescente Guardado había madurado.

Su evolución no solo ocurrió en la trivialidad de los rizos. Pasó de ser un extremo por izquierda a jugar como lateral defensivo en el Valencia y en el Bayer Leverkusen. A su llegada en el PSV Eindhoven, donde ganó dos veces la Liga neerlandesa, se reconvirtió en centrocampista, posición en la que se ha mantenido desde 2015.

Andrés Guardado durante el calentamiento previo al México-Portugal, en el Mundial de 2006.
Andrés Guardado durante el calentamiento previo al México-Portugal, en el Mundial de 2006. MURAD SEZER (AP)

En Rusia fue titular, pero no completó los 90 minutos en el esquema de Juan Carlos Osorio, a quien el mexicano defendió durante todo su proceso, incluida la trágica derrota 7-0 frente a Chile en la Copa América 2016. Con Martino, Guardado intentó ponerse a punto, pero le costó trabajo para ser titular en las eliminatorias. El rendimiento ya no era el mismo para hacer frente a las lesiones. Por eso advirtió que en Qatar colgaría los botines con el Tri y a la espera de definir su futuro con el Betis, donde tiene contrato hasta 2023.

Cuando este diario le preguntó hace un año sobre si se veía en Qatar había cierto temor. “Trato de hablarlo con mesura porque sé que con esta edad tienes que ir paso a paso, año tras año, casi mes a mes. Y más por mis antecedentes porque sufrí en mi carrera muchas lesiones musculares. Pero quiero que México haga algo diferente. En los cuatro Mundiales que jugué caímos en los octavos”, contó el capitán el Tri ante su último Mundial.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Diego Mancera
Es coordinador de las portadas web de la edición América en EL PAÍS. Empezó a trabajar en la edición mexicana desde 2016 escribiendo historias deportivas. Es licenciado en Ciencias de la Comunicación y Periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_