El escritor rumano Mircea Cărtărescu, Premio FIL de Literatura 2022

El jurado ha decidido reconocer la obra de Cărtărescu por lo que ha catalogado como “una prosa desbordante que combina elementos fantásticos y realistas”

El escritor rumano Mircea Cartarescu en octubre, en Madrid.
El escritor rumano Mircea Cartarescu en octubre, en Madrid.Europa Press News (Europa Press via Getty Images)

El escritor rumano Mircea Cărtărescu se ha alzado este lunes con el Premio FIL de Literatura 2022, uno de los principales galardones literarios internacionales, que entrega la Feria del Libro de Guadalajara a autores en lenguas romances. El jurado ha decidido reconocer la obra de Cărtărescu por lo que ha catalogado como “una prosa desbordante que combina elementos fantásticos y realistas, ficciones especulares que indagan en la construcción de la identidad”. Cărtărescu ha dicho esta mañana, a través de una videollamada, que recibir el premio, dotado con 150.000 dólares, “es un gran honor y un privilegio” y ha expresado su admiración por la literatura latinoamericana y por la obra de los escritores mexicanos Carlos Fuentes y Juan Rulfo, al que ha llamado “el Kafka mexicano”.

Cărtărescu (Bucarest, 1956) es poeta, narrador, ensayista y crítico literario. Aunque su obra es poco conocida entre el gran público latinoamericano, sí ha logrado un éxito sorprendente en España, donde se ha convertido en un fenómeno de ventas. El escritor rumano fue galardonado en ese país con el Premio Formentor 2018 por el conjunto de su obra, destinada a impulsar “la transformación radical de la conciencia humana”, según destacó el jurado de ese premio. Cărtărescu es considerado por la crítica como el escritor rumano más importante de la actualidad, ha ganado los reconocimientos literarios más importantes de su país y es un fuerte candidato para obtener el Premio Nobel de Literatura. Entre sus obras destacan la trilogía Cegador (1996, 2002, 2007), que lo ha consagrado internacionalmente y ha sido catalogada por la crítica internacional como su obra maestra. La trilogía está compuesta por los títulos El ala izquierda, El cuerpo y El ala derecha. También destaca la recopilación de relatos Nostalgia (1993), su poemario El Levante (1990) y la novela Lulu (1994). En una entrevista con este periódico, el autor afirmó que “lo fundamental de mi escritura es mi diario, que considero mi obra maestra. De ahí arrancan los demás libros. Mi diario tiene también una cara nocturna, en el sentido de que desde siempre todas las mañanas apunto todo lo que recuerdo de mis sueños”.

Cărtărescu ha dedicado buena parte de su intervención de este lunes en reafirmar la importancia que tienen sus sueños en su producción literaria, desde que en 1973, a los 17 años, comenzó a escribirlos en su diario personal. Desde entonces, cada mañana, al despertar, recoge en ese cuaderno el sueño de la noche anterior, lo que él ha llamado “una vida onírica que es sumamente importante”. El autor ha contado que la pasión de los sueños ha venido de su madre, una mujer sin estudios que en su juventud fue una campesina, pero que le contaba a él y a su hermana lo que soñaba. “Los sueños son una parte importante de mi vida. El arte del sueño lo aprendí de mi madre, que tiene 93 años, y es una maravillosa soñadora, con sueños extraordinarios”, ha explicado el autor. “Los sueños no son algo místico”, ha agregado, “sino algo real y la base para mis cuentos cortos y novelas”.

Mircea Cărtărescu en un retrato.
Mircea Cărtărescu en un retrato.Daniel Mordzinski

El escritor también se ha referido a la importancia de la poesía en la literatura, sobre todo en tiempos difíciles tras el paso de la pandemia de la covid-19 y la invasión de Rusia en Ucrania. Cărtărescu ha dicho que “la poesía está para ayudar a las personas en tiempos de tristeza”. Para el autor, la poesía “ayuda al ser humano a sobrevivir en los momentos de crisis, dándole una gota de belleza. Necesitamos la poesía porque nos pone en contacto con la empatía, el valor y la humanidad en estos tiempos tan difíciles”. Aunque Cărtărescu ha afirmado que su obra no está influida de forma directa por circunstancias políticas o sociales en su país (como la caída de la dictadura comunista de Nicolae Ceaușescu, en 1989), ha reivindicado el derecho a escribir en libertad y sin hacer ninguna concesión. “Escribo aquello sobre lo que pienso que es cierto y auténtico”, ha explicado. “Para mí escribir es un proceso interior, mi cuerpo es una gran mano al servicio de ideas que me llegan, es un instrumento”, ha dicho el rumano, quien también ha contado que sus obras las escribe a mano “sin pensar en cuántos ejemplares he vendido o cuánto dinero voy a ganar. Al contrario, sentarme a escribir es una dicha y un placer y esa es la principal recompensa”.

El anuncio del Premio FIL de Literatura se ha realizado la mañana de este lunes en Guadalajara, sede de la feria del libro más importante de Latinoamérica, en una ceremonia en la que participaron autoridades locales, la dirección de la FIL y académicos y periodistas. Raúl Padilla, presidente del Premio FIL, ha informado de que en esta edición del galardón recibieron 67 candidaturas de autores de 18 países y tres continentes, que fueron postulados por instituciones culturales, editoriales, organizaciones académicas y un jurado integrado por siete escritores y críticos literarios: Lorena Amaro Castro, de Chile; Marco Belpoliti, de Italia; Javier Guerrero, de Venezuela; Maria Eunice Moreira, de Brasil; Oana Sabo, de Rumania; Antonio Sáez Delgado, de España, y Laura Scarabelli, de Italia. El jurado ha destacado en su fallo que el autor rumano “es un escritor multifacético de estilo maximalista que se inserta plenamente en la tradición de la literatura mundial, interpelando desde lo onírico y existencial a sus lectoras y lectores en todo el mundo”.

El poeta rumano Mircea Cartarescu participa de manera virtual en una conferencia de prensa en Guadalajara.
El poeta rumano Mircea Cartarescu participa de manera virtual en una conferencia de prensa en Guadalajara. Francisco Guasco (EFE)

Cărtărescu recibirá el galardón en noviembre, durante la inauguración de la feria que se organiza cada año en Guadalajara y que es uno de los mayores encuentros de la narrativa en América Latina. La capital del Estado mexicano de Jalisco fue nombrada como la Capital Mundial del Libro por la UNESCO y las autoridades locales han confirmado que durante este año se realizarán 1.300 actividades en torno al libro, cuya momento cumbre será la FIL. El novelista Martín Solares, encargado de la programación de estos encuentros literarios, ha afirmado que “la FIL es la hoguera, Guadalajara, Capital Mundial del Libro, pretende ser la chispa que mantenga viva a la literatura el resto del año”.

Sobre la firma

Carlos Salinas Maldonado

Redactor de la edición América del diario EL PAÍS. Durante once años se encargó de la cobertura de Nicaragua, desde Managua. Ahora, en la redacción de Ciudad de México, cubre la actualidad de Centroamérica y temas de educación y medio ambiente.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS