López Obrador abre oficialmente el baile de la sucesión pero pide a los aspirantes que “no se distraigan”

Morena dará el banderazo de salida el próximo domingo en Toluca: “Arranquemos ya las tareas de organización rumbo a 2024″

Los presidenciables Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López.
Los presidenciables Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard, Claudia Sheinbaum y Adán Augusto López.Agencias

Andrés Manuel López Obrador ha abierto oficialmente la carrera de la sucesión. El presidente de México lleva meses agitando el juego del relevo con vistas a 2024, pero ha esperado a los resultados de los comicios estatales del domingo, en los que Morena ha ampliado su poder territorial al ganar la gubernatura de cuatro de los seis Estados en disputa, para anunciar desde su conferencia de prensa matutina el comienzo del proceso interno. Cuando todavía faltan dos años para agotar el sexenio, el mandatario pidió el lunes a los aspirantes que no se desvíen de su trabajo. “La única cosa es que no se distraigan de sus funciones”, ha dejado claro.

Ante los tropiezos de la alianza opositora y la falta de liderazgo claro, todos los focos se concentran en los precandidatos del Movimiento Regeneración Nacional, el partido que sostiene al Gobierno. Los principales dirigentes determinados a competir ya han empezado, de facto, su campaña y hasta han aprovechado los mítines previos a las elecciones del domingo para fortalecer su perfil nacional. La jefa de Gobierno de Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, y el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, son los dos nombres favoritos y encarnan, respectivamente, según un análisis extendido, el espíritu puro y pragmático de la Cuarta Transformación. A ellos se suman el jefe de la Junta de Coordinación Política del Senado, Ricardo Monreal, e incluso el secretario de Gobernación y exgobernador de Tabasco. Adán Augusto López, un veterano político muy próximo a López Obrador.

Pese a las objeciones de un sector de la formación encabezado por Monreal y que ve arriesgado para la estabilidad de Morena emprender una sucesión adelantada, el presidente defiende este manejo de los tiempos. “Yo creo que es parte del cambio que no haya tapados, que se pueda transparentar todo y que sea el pueblo el que elija a los candidatos. Es que, de veras, es una herencia también de décadas. Esto empezó, lo del tapado, en 1880 cuando llega por primera vez Porfirio Díaz con la bandera de la no reelección. Todavía gente cercana a nosotros no lo cree, está esperando una señal. Pues se van a quedar sentados”, ha comentado. Su tesis es que quien quiera pueda sumarse al proceso interno, que se dirimirá a través de una encuesta entre los simpatizantes. En ningún caso, ha asegurado, con unas primarias.

“Hablando también con toda claridad, si se abre [la elección interna], se mete la mafia. Nosotros hemos padecido eso, no somos de ayer. Antes a los candidatos, supuestamente opositores los ponían desde el poder, candidatos a modo”, ha proseguido López Obrador, quien ha prometido que no irá a un mitin de campaña y solo dirá al candidato o la candidata por quien que finalmente optará. En cualquier caso, el mandatario es consciente de que aún quedan dos años y es muy pronto para que los aspirantes se aparten de sus funciones.

¿Cómo lo van a hacer, entonces? Esta es la fórmula que ha propuesto el presidente: “Tienen que trabajar 16 horas en el Gobierno y de las ocho que les quedan, de las 24 del día, pues agarrar para hacer sus campañas una, dos o tres. Y que duerman cinco horas diarias, pero que las 16 dedicadas al Gobierno se mantengan”. “Y yo les tengo mucha confianza a todos, y los estimo, son mis compañeros, no hay ningún problema, y ellos estoy seguro que reconocen que esto es lo mejor, porque lo otro es jugar chueco”, ha agregado el presidente para tratar de conjurar tensiones internas.

A la cohesión se refirió también el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado. “Quiero aprovechar para hacer un llamado a todas y todos los obradoristas, a los simpatizantes de todos nuestro movimiento, a que sigamos unidos, a que sigamos caminando con el mismo paso firme hacia la consolidación de nuestro movimiento. La unidad es el gran activo de Morena: nada nos debe dividir, ningún interés particular y ningún interés por legítimo que este sea puede estar por encima del proyecto de la transformación. Nuestro presidente nos necesita unidos y no podemos aflojar ya el paso rumbo a 2024″, ha insistido antes de convocar al banderazo de la campaña interna. Será el 12 de junio en Toluca, capital del Estado de México, que junto a Coahuila es una de las plazas que renuevan su gubernatura en 2023.

“Vamos a iniciar ya el próximo domingo, convoco a todos los simpatizantes de nuestro movimiento a que el próximo domingo, 12 de junio, arranquemos ya las tareas de organización rumbo a 2024. Que no perdamos el paso, que no perdamos la unidad y la movilización que hemos logrado. Nos vemos en Toluca para arrancar ya”, enfatizó Delgado al anunciar las líneas maestras del plan de organización, que consiste en vertebrar un comité en cada sección electoral en todo el territorio nacional para para preparar los resortes de la movilización de las próximas elecciones presidenciales.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualid

Sobre la firma

Francesco Manetto

Estudió Filosofía y Letras y en 2006 empezó a trabajar en EL PAÍS tras cursar el Máster de Periodismo del diario. En Madrid se ha ocupado principalmente de información política y, como corresponsal en la Región Andina, se ha centrado en el posconflicto colombiano y en la crisis venezolana. Actualmente trabaja en la redacción de Ciudad de México

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS