La Suprema Corte tumba el caso del fiscal Gertz contra su familia política

El procurador acusaba del asesinato de su hermano a la pareja de este, Laura Morán, y a la hija, Alejandra Cuevas. Los ministros votan por unanimidad liberar a Cuevas, que sale de prisión tras año y medio encerrada

Alejandra Cuevas sale del penal de Santa Martha Acatitla, este lunes.
Alejandra Cuevas sale del penal de Santa Martha Acatitla, este lunes.Daniel Augusto/Cuartoscuro

La Suprema Corte de Justicia de México ha puesto fin a la batalla judicial que el fiscal general, Alejandro Gertz Manero, mantenía con su familia política. El máximo tribunal judicial del país ha ordenado este lunes cancelar la orden de aprehensión contra Laura Morán, cuñada del fiscal, y liberar inmediatamente a su hija, Alejandra Cuevas, ambas acusadas de provocar la muerte del hermano del procurador. El fallo cierra un conflicto que comenzó en 2015, cuando Federico Gertz murió en un hospital y el actual fiscal denunció a las mujeres por homicidio y omisión de cuidados. La decisión judicial representa un enorme golpe para el fiscal general, envuelto en acusaciones de haber usado el peso de la justicia para perseguir sus propios intereses.

El efecto del fallo ha sido inmediato. Si a las 15.00 los ministros ya habían votado, a las 16.00 Cuevas salía de la prisión de Santa Martha Acatitla, en el oriente de Ciudad de México, donde vivía presa desde hacía año y medio. A su salida, la mujer ha dicho: “Tengo la certeza de que sin ustedes, el fiscal Gertz me hubiera sepultado para siempre en la cárcel, con un delito que él fabricó, provocando un daño irreparable en mi familia y mi vida. Este agradecimiento no se lo extiendo al poder judicial de la Ciudad de México, peor sí al Poder Judicial de la Federación”.

El Supremo mexicano ha avalado los amparos de las mujeres bajo la idea de que no existen elementos para determinar la responsabilidad de las acusadas en la muerte de Federico Gertz. La Corte ha votado primero el amparo de Morán, y luego ha comenzado a debatir el de su hija. Los proyectos, desarrollados por Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena y hechos públicos el pasado 22 de marzo, entierran en la práctica el proceso judicial original abierto en la Fiscalía de Ciudad de México contra ambas mujeres.

En las escaleras de la Suprema Corte, Alonso Castillo, hijo de Cuevas ha dicho: “Es un caso decidido por unanimidad, nos hemos atenido a la ley, y expresamos nuestro agradecimiento a los ministros. Hoy ha cesado esta injusticia atroz. Hago responsable de nuestra integridad a Gertz Manero. Pido la protección de mi madre, de mi abuela y de mis hermanos”. Castillo ha añadido: “Las instituciones no pueden usarse para venganza. Que nos deje en paz. Este fallo significa empezar a reconstruir nuestras vidas, que han sido trituradas por el poder de la Fiscalía General de la República”.

La familia política del fiscal lleva sumergida en una batalla judicial hace casi siete años. Federico Gertz murió en septiembre de 2015 en un hospital a causa de una “congestión visceral generalizada” producto de una neumonía y un infarto, de acuerdo al parte médico. Con un salud delicada desde hacía tiempo, el hermano del procurador enfermó en agosto de ese año y terminó semanas después internado en un hospital. Tras la muerte, el fiscal denunció ante la Fiscalía de Ciudad de México a la pareja por décadas de su hermano y a su hija de homicidio, por no darle los cuidados necesarios. Durante los primeros años, el Ministerio Público desestimó la acusación por falta de pruebas. No fue hasta que Gertz asumió como fiscal general de la República, en diciembre de 2018, que el caso no tomó vuelo. En julio de 2020 un agente adscrito a la FGR solicitó la orden de aprehensión contra Cuevas y Morán. La primera fue detenida tres meses después, y la segunda nunca fue aprehendida.

El caso llegó a la máxima instancia judicial en noviembre del año pasado, a solicitud del fiscal Gertz. La situación había escalado a tal punto que ya afectaba “a la honorabilidad de la Fiscalía”, según dijo Arturo Zaldívar, presidente del Supremo. La familia de Cuevas señalan al fiscal de haber usado su cargo y su poder para vengarse de las mujeres. Una acusación similar a las que Gertz recibió en otras ocasiones, como en su pelea personal con el extitular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto, que acabó en una investigación sobre las propiedades del exfuncionario. O su enemistad con el exconsejero jurídico de Presidencia, Julio Scherer, cuyo entorno enfrenta una audiencia judicial por extorsión el próximo 7 de abril.

El caso tuvo un primer debate en el Supremo el pasado 14 de marzo. En esa oportunidad los ministros rechazaron el proyecto porque no estudiaba el asunto de fondo. La primera iniciativa, desarrollada por Alberto Pérez Dayan, solicitaba a una instancia inferior restaurar el proceso judicial, algo que la mayoría de la Corte desestimó porque se trataba de una solución provisoria que dejaba a las mujeres atrapadas en un laberinto judicial. “Debemos resolver el fondo del asunto con un estudio en el que analicemos todas las pruebas”, pidió entonces Zaldívar.

A la polémica propia del caso se le sumó entonces la filtración de una llamada en la que el fiscal general leía a su mano derecha el proyecto, que no era público para las partes. Aquellos audios dejaban a la luz que Gertz había tenido acceso privilegiado al trabajo de la Corte sobre el caso de su familia política. Los ojos estaban puestos entonces en los miembros de la Corte, sobre quienes se cuestionaba si apoyarían al procurador solo por una cuestión política. El fallo de este lunes deja en vilo al fiscal, que de momento ha tenido el apoyo sólido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS