Diego Boneta: “Vamos a ver a Luis Miguel en el punto más bajo de su carrera”

Deudas millonarias, pleitos legales y su romance con la diva Mariah Carey marcan la tercera y última temporada de la serie de Netflix sobre la vida del astro mexicano

Diego Boneta, en una escena de la tercera temporada de 'Luis Miguel: la serie'.
Diego Boneta, en una escena de la tercera temporada de 'Luis Miguel: la serie'.Camila Jurado (NETFLIX)

Atrás quedaron los viajes en yate por el Mediterráneo, acompañado de modelos exuberantes. En la soledad de su recámara, un Luis Miguel alcoholizado, que roza los 50 años, hojea una revista del corazón que detalla minuciosamente su vida amorosa. Las fotos de sus padres, de su infancia, se mezclan con las postales de Italia y los objetos personales. Aturdido por el alcohol y las deudas millonarias, levanta la mirada al reflejo descompuesto que le devuelve el espejo mientras escucha una canción de jazz. El cantante debe decidir entre vender sus propiedades, incluida su entrañable casa de Acapulco y comenzar a dar conciertos en palenques o irse a la bancarrota.

Esta es una pincelada de la tercera y última entrega de Luis Miguel: la serie, de Netflix, que se estrena en la plataforma este jueves. Si en la primera temporada se revelan los inicios del cantante y los abusos de los que era objeto a manos de su padre, Luis Rey, para llevarlo al estrellato y en la segunda se abordan los éxitos, las giras a la par de una paternidad escondida y una complicada relación con sus hermanos, en esta última entrega se ve a un Luis Miguel solitario y con sobrepeso que prefiere evadir sus problemas con una copa de whisky en la mano.

Una vez más, Diego Boneta se ha sometido a un arduo proceso de transformación para dar vida al astro mexicano en su etapa más adulta. “Esta tercera temporada es mucho más atrevida. Vamos a ver a Luis Miguel en el punto más bajo que lo hemos visto, que es el punto más bajo de su carrera. Tampoco es hacerlo en plan de morbo y amarillista porque no va por ahí, va más bien por el lado de generar empatía y humanizar al personaje. Es la versión de Luis Miguel más arriesgada”, señala el actor de 30 años.

Tras cinco años vinculado a la serie, Boneta asegura que la interpretación de un Luis Miguel, de casi 50 años, ha sido el mayor desafío de su carrera. “Fuera de la transformación física, tener que subir de peso entre seis y ocho kilos, de los prostéticos y de una transformación de cuerpo completo, la botarga, me rasuraron las entradas, de todo, pero aún más que eso, fue el trabajo actoral, psicológico y emocional, era imaginarme estar en esas situaciones que estaba el personaje y meter mente, cuerpo, corazón y contar eso con verdad”, asevera.

La tercera temporada de Luis Miguel: la serie ahondará en los contrastes y excesos de una celebridad que pasó de compartir el escenario con Frank Sinatra en la exclusiva ciudad de Palm Springs, California, a los estrechos y sucios camerinos de un palenque en Tijuana, al norte de México. De fondo, éxitos como Sueña, Cómo es posible que a mi lado y La Bikina enmarcarán los seis capítulos de esta entrega que contó con la supervisión del cantante y al igual que en las ediciones pasadas se jugará con dos líneas de tiempo para desarrollar la historia: una que inicia a mediados de la década de los noventa, con un Luis Miguel en los cuernos de la luna que comienza un romance con la cantante Mariah Carey y otra en 2017, año en que la demanda millonaria de su exmanager, William Brockhaus, lo pone a las puertas de la cárcel.

Con esta nueva entrega llega un elenco renovado. El actor Sebastián Zurita, quien dará vida al hermano del cantante, Alex Basteri, en su etapa adulta, asegura que uno de sus retos fue marcar el crecimiento del personaje y dar forma a la compleja relación, que incluso llega a ser “tóxica”, entre los hermanos. “El personaje de Alex es el único que lo puede lograr regresar a la realidad a Luis Miguel, porque es el único que realmente tiene su oído de una manera distinta, no es alguien que trabaja para él, es su hermano, pero un hermano que también sabe muy bien que depende de Luis Miguel y depende de esa dualidad que tiene, entonces es un tipo bastante intenso, bastante inteligente en cómo va moviendo sus piezas”, precisa Zurita.

“Van a ver a un Luis Miguel más visceral, más perdido, más golpeado, más vulnerable de lo que han visto antes porque siempre era como que estaba más cuidadito y ahorita, también con mi personaje, empezamos a ver esas grietas familiares, hay mucho conflicto en esta temporada que creo que es lo que la gente está buscando”, añade.

Fotograma de la tercera temporada de Luis Miguel: la serie.
Fotograma de la tercera temporada de Luis Miguel: la serie.Camila Jurado (Netflix)

En el cierre de uno de los productos más exitosos de Netflix en América Latina los creadores traerán de vuelta —en una suerte de flashbacks— a los padres del cantante, Marcela Basteri y Luis Rey, interpretados por Anna Favella y Óscar Jaenada. “Lo que hemos querido mostrar con esta vuelta de Marcela Basteri y de Luis Rey es cerrar la cuadratura de lo que es la personalidad de Luis Miguel”, explica Jaenada. Por su parte, Favella se confiesa agradecida por esta nueva oportunidad para dar a conocer el inicio de la relación entre los padres del cantante mexicano. “Significa cerrar un ciclo y despedirme de un gran proyecto que siempre voy a recordar en mi vida”, concluye Favella.

El estreno de la última temporada de Luis Miguel: la serie no solo supone un cierre para su elenco, también promete dar respuesta a una de las interrogantes que ha planeado el proyecto desde que fue dado a conocer: ¿por qué uno de los cantantes más herméticos de México y sobre los que más se ha especulado sobre su vida y la de su familia decidió exponer algunos de los detalles más luminosos y oscuros de su biografía ante millones de personas? La respuesta, tal vez, llegará en esta tercera entrega.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

Karina Suárez

Es corresponsal de EL PAÍS en América, principalmente en temas de economía y sociedad. Antes trabajó en Grupo Reforma. Es licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS