Un excomandante de la policía federal mexicana se declara culpable de narcotráfico en EE UU

La confesión de Iván Reyes Arzate complica aún más el juicio pendiente de su jefe, el exsecretario de Seguridad García Luna, acusado de corrupción y crimen organizado

Iván Reyes Arzate es testigo clave en el juicio de Genaro García LunaGenaro García Luna. (Ilustración de García Luna durante el juicio el 21 de enero en Nueva York).
Iván Reyes Arzate es testigo clave en el juicio de Genaro García LunaGenaro García Luna. (Ilustración de García Luna durante el juicio el 21 de enero en Nueva York).JANE ROSENBERG (Reuters)

El excomandante de la Policía Federal Iván Reyes Arzate se ha declarado este martes culpable de colaborar con el narcotráfico ante la Justicia de EE UU. En concreto, Reyes ha confesado que en 2016 recibió al menos 290.000 dólares a cambio de informar sobre las investigaciones conjuntas estadounidenses y mexicanas a un grupo llamado El Seguimiento 39, asociado con el Cartel de Sinaloa. La inculpación del expolicía abre la puerta a una colaboración con los fiscales y complica aún más el futuro de Genaro García Luna, el exsecretario de Seguridad y señor de la guerra contra las drogas durante el Gobierno de Felipe Calderón, acusado también de colaborar con la misma organización criminal, y cuyo juicio está previsto para la semana que viene.

La confesión de Reyes se ha producido, de hecho, ante el mismo juez federal, Brian Cogan, de la corte de Nueva York que sigue la causa contra García Luna y que condenó también hace dos años al capo de capos de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, a cadena perpetua. “Al aceptar miles de dólares de sobornos a cambio de información Reyes Arzate forjó una alianza con los traficantes de droga y traicionó, no solo al pueblo de México, sino a los agentes estadounidenses con los que trabajaba poniendo en riesgo sus vidas”, apunta el fiscal Breon Peace en un comunicado del Departamento de Justicia.

Reyes formaba parte desde 2003 de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Federal, el área dedicada a combatir al crimen organizado en estrecha colaboración con los agentes de la DEA, la agencia antidrogas estadounidense. En 2008, Reyes fue ascendido a responsable del departamento, convirtiéndose así en uno de los hombres de máxima confianza de García Luna, que había sido nombrado dos años antes secretario de Seguridad por Calderón para encabezar una estrategia contra al narcotráfico que pasaba por la salida masiva de los militares de los cuarteles para patrullar las calles mexicanas.

“Mientras Reyes dirigía la unidad especial de la Policía federal mexicana y trabajaba conjuntamente con los agentes de la DEA, se estaba reuniendo también con los líderes de los carteles”, añade la nota del Departamento de Justicia. Apodado La Reina, el expolicía ya había sido sentenciado en 2018 a tres años de cárcel por otro juzgado de Chicago. Pero en enero, cuando estaba a punto de cumplir su condena, la corte de Nueva York volvió a acusarlo de más cargos relacionados con narcotráfico y atrajo su caso.

En este mismo juzgado de Nueva York fue donde sonó públicamente el nombre de García Luna por primer vez durante el proceso contra El Chapo. El hermano de Ismael El Mayo Zambada, Jesús El Rey Zambada, socio de Guzmán, declaró en una audiencia en febrero del 2018 que el Cartel de Sinaloa había sobornado con pagos millonarios a García Luna al menos en dos ocasiones. Detenido en diciembre de 2019 en Texas, el zar antidrogas de Calderón está acusado de ser el brazo del Gobierno que facilitó al cartel más poderoso del mundo operar con impunidad en México, incluyendo los cargos de distribución y posesión de cocaína, además de declaraciones falsas ante agentes del Servicio de Aduanas e Inmigración.

Tras varias dilaciones por un brote de covid en la cárcel donde espera el juicio, el pasado 8 de septiembre el juez Cogan de la corte de Nueva York anunció que el juicio en contra de García Luna comenzará el 27 de octubre. Antes de la confesión de Reyes, los fiscales ya tenían un expediente con más de un millón de páginas de cargos contra el antiguo hombre fuerte del expresidente Calderón. La inculpación del expolicía es otro revés de cara a un juicio que se antoja de alto voltaje por los nombres de peso que pueda sacar a la palestra la defensa.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país

Sobre la firma

David Marcial Pérez

Reportero en la oficina de Ciudad de México. Está especializado en temas políticos, económicos y culturales. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en El País. Antes trabajó en Cinco Días y Cadena Ser. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y máster en periodismo de El País y en Literatura Comparada por la UNED.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS