Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La tercera parte de los distritos de Perú, en emergencia por fuertes lluvias

Los eventos climatológicos han causado 51 víctimas mortales, casi todos en febrero. Unas 13.300 personas están afectadas, sobre todo en el sur del país

La zona de Chulucanas (Piura) tras las lluvias torrenciales.
La zona de Chulucanas (Piura) tras las lluvias torrenciales.

El Gobierno peruano ha declarado en estado de emergencia 654 de los 1.872 distritos del país. La declaratoria se ha realizado con el fin de rehabilitar los servicios dañados por lluvias, inundaciones y deslizamientos y atender a más de 13.300 personas afectadas en 17 de las 24 regiones del país sudamericano. Hasta el miércoles se habían registrado 51 muertos, 79 heridos y 2.705 damnificados que han perdido todos sus medios de vida y su casa.

El presidente del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi), Ken Takahashi, explica a EL PAÍS que este año "las lluvias que se han presentado en el sur son mayores a las usualmente asociadas a El Niño". Para marzo, dice, "prevemos una mayor ocurrencia de días lluviosos y muy lluviosos en la costa norte y centro del Perú, en las cuencas bajas y medias". Takahashi precisó que si bien se espera que, con el cambio climático, aumente la frecuencia de los eventos de lluvia extremos, estos efectos se observan sobre períodos prolongados y en general no se puede decir que "un evento de lluvia puntual en un año particular se deba al cambio climático". "La variabilidad climática año a año es grande, asociada a El Niño y a otros procesos menos predecibles", detalla.

En términos políticos, el gran golpeado por la crisis es el Gobierno peruano. Según una encuesta difundida el pasado domingo por el Instituto de Estudios Peruanos, solo el 16% considera que el Ejecutivo tuvo una respuesta adecuada, frente al 30% la califica de mala. El presidente, Martín Vizcarra, realizó una visita de Estado a Portugal y España el miércoles y el jueves, lo que le ha valido la crítica de varios sectores por lo inoportuno de su viaje, cuando cientos de localidades están aisladas por las inundaciones o cubiertas por el barro y piedras de los deslizamientos, sin alimentos, sin agua y sin electricidad. El mandatario canceló parte de su agenda en Madrid y voló directamente a la norteña región de Piura, donde el malestar por los daños que causó el Niño costero entre 2016 y 2017 es intenso: cuando las obras de reconstrucción aún no terminado, otro temporal las daña gravemente. El Niño es el fenómeno climático en el que se incrementa la temperatura del Pacífico ecuatorial.

Vizcarra visitó este viernes a Malingas (Piura), donde un grupo de niños y adultos en una zona inundada reclamaba en coro: “¡Señor presidente, queremos el puente!”. La alcaldesa de dicha localidad, Jesús María García, dijo a la agencia oficial Andina que, con las intensas precipitaciones, la quebrada se ha transformado en un río. "Estamos aislados luego de que el badén colapsó. Las clases [escolares] ya van a comenzar y los alumnos no van a poder pasar de Tambogrande a Malingas, a la escuela primaria y secundaria, y viceversa", lamentó.  Esta semana, las fuerzas armadas han llevado ayuda humanitaria a la región de Piura, que trasladan en vehículos anfibios a los damnificados que se han quedado aislados por las lluvias torrenciales, la falta de limpieza de las quebradas y las obras de reconstrucción inconclusas. Aunque los peores daños se concentran en tres regiones del sur del país —Arequipa. Moquegua y Tacna—, las opiniones más críticas sobre la gestión de Vizcarra ante la emergencia se hacen especialmente patentes en Lima.

Los más afectados

El coordinador del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN), el general Ricardo Seijas, dice que aunque la temporada de lluvias empezó en septiembre, los eventos de febrero han causado los mayores daños, en particular en las regiones meridionales. "En este período ha habido 54 derrumbes, 136 huaicos [trombas de lodo], 13 tormentas eléctricas, 20 precipitaciones en forma de nieve, 59 granizadas, 133 deslizamientos y 729 episodios de lluvia".

Las precipitaciones, sin embargo, no han cesado todavía. El Centro de Operaciones de Emergencia Nacional, dependiente del Ministerio de Defensa, está siguiendo los pronósticos del Senamhi sobre la continuación de lluvias fuertes en marzo en la zona norte y centro del país. "Nos estamos estoqueando para preparar la respuesta, se está llevando medicinas a los almacenes regionales dado que podría haber daños con el incremento de lluvias", dice Seijas.

Perú es un país severamente afectado por la pobreza: según un informe divulgado esta semana por la ONG Oxfam, en 2017 hubo 400.000 nuevos pobres en Perú. Entre los motivos de la carestía, sobresale la desaceleración económica y los impactos del Niño costero. La organización humanitaria señala que la reducción de la inversión en previsión y en protección social —que se redujo de 3,3% al 2,8% del PIB entre 2010 y 2016— pone en riesgo, muy especialmente, a las personas impactadas por este fenómeno recurrente.

Según la parlamentaria del opositor Fuerza Popular Karla Schaefer, hay 3.538 colegios afectados desde el Niño Costero de 2017 "y hasta el momento no hay un accionar para resolver este tema". De acuerdo con el COEN, los daños este año han afectado a 48 colegios y cuatro de ellos directamente no son habitables. Las clases empiezan oficialmente el 11 de marzo, tras el parón de verano, pero el ministro de Educación, Daniel Alfaro, ha advertido de que los gobiernos regionales tienen la potestad de aplazar la fecha debido a las consecuencias de los eventos climáticos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información