Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desaparición de cuatro estudiantes en Jalisco desata la indignación

El gobernador informa de que Susana Carolina Gutiérrez, una de las jóvenes, ha sido encontrada

Una protesta en Guadalajara por la desaparición de tres estudiantes.
Una protesta en Guadalajara por la desaparición de tres estudiantes. EFE

La desaparición de cuatro estudiantes ha desatado una ola de indignación en Jalisco. El primer caso que se hizo público fue el de tres estudiantes de cinematografía raptados el pasado lunes en la zona metropolitana de Guadalajara. Este jueves se llevó a cabo una marcha que organizaron los estudiantes de la Universidad de Medios Audiovisuales, donde estudiaban los tres jóvenes, para exigir a las autoridades que den con su paradero. “Los estudiantes son el futuro y nos están matando”, se leía en una de las pancartas de los manifestantes. Este jueves se dio a conocer el caso de otros dos estudiantes de la Universidad de Guadalajara desaparecidos (uno de ellos apareció horas después) y se anunció una nueva protesta para el viernes.

Salomón Aceves Gastélum, de 25 años y originario de Mexicali (Baja California); Daniel Díaz, de 20 años y de Los Cabos (Baja California Sur), y Marco Avalos, de 20 años y de Tepic (Nayarit), vivían en la zona metropolitana de Guadalajara, donde estudiaban cine. Los tres desaparecieron el pasado lunes después de realizar una grabación en un domicilio de Tonalá, una localidad colindante con Guadalajara, donde realizaban una tarea escolar. Una joven que los acompañaba ese día ha relatado a la prensa local que terminaron la grabación alrededor de las 20.00 horas. En el trayecto de regreso a sus domicilios se descompuso uno de los dos coches donde viajaba el grupo de seis jóvenes.

Al bajarse a revisar el auto que presentaba fallas mecánicas, dos camionetas rodearon a los jóvenes y de ahí descendieron varios hombres (algunos testigos mencionan 12) que portaban armas largas. Se identificaron como miembros de la Fiscalía estatal y les pidieron a todos que se tiraran al suelo. “Ya cuando levanté la cabeza, vi que ya no estaban (los hombres armados ni sus tres amigos)”, relató la joven, prima de Salomón, al diario Mural.

Este jueves por la noche, en una conferencia de prensa, el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, confirmó la desaparición de Ulises Arellano y Susana Calorina Gutiérrez Flores, estudiantes de la Universidad de Guadalajara. Arellano, de 18 años, cursa el segundo semestre de Medicina y desapareció el pasado lunes en la localidad de Tala, en la región valles de Jalisco. Flores, de 20 años, estudia el sexto semestre de Psicología. Salió de su casa el miércoles con destino a la universidad y no se ha vuelto a saber nada de ella. El mandatario aseguró que ya se realizan las indagatorias para dar con el paradero de los cinco jóvenes. "Estamos agotando la investigación con toda (la revisión de) las cámaras, declaraciones y estamos agotando otras líneas", manifestó.

Horas más tarde, Sandoval anunció que Susana Calorina Gutiérrez había sido encontrada. En un mensaje difundido en las redes sociales, indicó que la estudiante se encontraba “a salvo” en dependencias de la Fiscalía General del Estado de Jalisco esperando para reunirse con su familia. De momento no han trascendido más detalles sobre su estado ni las circunstancias en las que apareció. El gobernador adelantó que la Fiscalía informará sobre su desaparición y hallazgo, y se comprometió a continuar la búsqueda de los otros cuatro jóvenes que continúan en paradero desconocido.

La Comisión Estatal de los Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) ha iniciado una investigación del caso de los estudiantes de Cinematografía para indagar si se trata de desaparición forzada por haberse mencionado que los captores se identificaron como integrantes de la Fiscalía. El martes la CEDHJ presentó una recomendación a los tres órdenes de Gobierno (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) por las desapariciones forzadas en la entidad. “La presente Recomendación se derivó del alarmante crecimiento en nuestro Estado del fenómeno de la desaparición de personas, que nos ha situado en tercer lugar nacional en el índice estadístico”, se lee en el documento. La Fiscalía General del Estado (FGE) reportó a la CEDHJ que entre 2013 y 2017 había 14.019 personas desaparecidas.

En un posicionamiento emitido en redes sociales cerca de 80 profesores de diversas universidades públicas y privadas del estado condenaron la violencia que azota a la entidad y exigieron a las autoridades la presentación con vida de los tres estudiante de cine. “Repudiamos la desaparición forzada de la que estos jóvenes fueron víctimas… como profesoras y profesores deseamos que nuestros estudiantes puedan realizar sus proyectos creativos en plena libertad”, exponen.

Policías coludidos con el narco

La localidad donde raptaron a los tres jóvenes colinda también con Tlaquepaque, donde los policías son investigados por sus presuntos vínculos con el narcotráfico. El pasado 11 de marzo el Ejército mexicano desarmó a más de 700 agentes de ese municipio que también forma parte del área metropolitana de Guadalajara. El fiscal de Jalisco, Raúl Sánchez Jiménez, informó ese día que el objetivo del operativo era “reevaluar a sus elementos ante la sospecha de posibles infiltraciones del crimen organizado en la corporación municipal”. En el operativo se desmanteló a toda la corporación desde el Comisario hasta los elementos de tropa. La seguridad quedó a cargo de la policía estatal y federal.

Jalisco también ha estado bajo el ojo público por la desaparición de tres italianos ocurrida el pasado 31 de enero. A finales de febrero, el Gobierno de Jalisco detuvo a cuatro policías de Tecalitlán involucrados en la desaparición de Antonio Russo, Raffaele Russo y Vincenzo Cimmino, todos originarios de Nápoles, que fueron entregados por los uniformados a un grupo del crimen organizado que opera en la entidad, según reportó la Fiscalía estatal.